El periodista Mario Landa del noticiero TN5 Estelar de Canal 5 presentó este martes una nueva seria sobre el narcotráfico en Honduras y reveló como este flagelo, tejió sus redes en la política hondureña.

La captura el 20 de mayo de 2015 en Haití de Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), quien fue extraditado inmediatamente a Estados Unidos, estremeció el país por la dimensión del caso.

Tras la detención de Fabio, fresca esta en la memoria la imagen de Lobo Sosa bajando las gradas de Casa Presidencial tras ser comunicado de la noticia, ese fue el antes y el después en la reciente historia del narcotráfico en Honduras. 

Fabio Lobo, según los documentos de la Fiscalía de Nueva York, era un operador de "Los Cachiros" y en su condena, la juez Lorna Shofield le sentenció a 24 años de prisión.

LEA: 'El Tigre' Bonilla se declara culpable ante juez Castel

Al momento de la misma, Shofield le recriminó que usara su influencia política y su alta clase social para dañar un país al ponerse al servicio de una organización criminal de trafico de droga.

Ante ello, Fabio lloró al escuchar la sentencia y pidió a la juez leer una carta en la que pide perdón al pueblo de Estados Unidos y a Honduras, así como a su padre, por no escuchar sus consejos. 

Los tentáculos del narco

En el juicio de Fabio Lobo, uno de los primeros capos en sentarse en la silla de los acusados, en calidad de testigo, fue Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los jefes del Cartel de "Los Cachiros".

Rivera Maradiaga reveló interioridades del narcotráfico donde involucró a personajes del ámbito político, desde expresidentes, diputados, alcaldes, funcionarios, policías y militares, entre otros. 

"El Cachiro" testificó que desde el 2013 cooperaba con la DEA y que grababa las conversaciones que realizaba con políticos y policías hondureños.

En su testimonio también mencionó el pago de sobornos al expresidente Porfirio Lobo Sosa, a cambio de protección para facilitar el tráfico de drogas; además de la colaboración de diputados y alcaldes en el departamento de Colón donde operaba su red criminal. 

Del pago de esos supuestos sobornos no se escapan los expresidentes José Manuel Zelaya (2006-2009) y Juan Orlando Hernández (2014-2022), este ultimo a la espera del juicio que se le sigue por narcotráfico en la Corte Federal de Nueva York, ambos lo han negado. 

Devis Leonel también aseguró que sus empresas firmaron contratos con el Estado para lavar dinero proveniente del narcotráfico. Algunas de esas empresas fueron Inrimar.

Geovanny Fuentes, pieza clave

De igual forma, fue testigo en los juicios de Juan Antonio "Tony" Hernández y en el juicio del empresario Geovanny Fuentes Ramírez, otro hondureño acusado y condenado por narcotráfico.

Los testimonios de "El Cachiro" han evidenciado la penetración del narco en la política y sus ramificaciones, así como el uso de instalaciones para el aterrizaje de la droga como la Base Militar de El Aguacate, en Olancho, por citar algunos ejemplos.

Otro de los testimonios que sacudieron el país, fue durante el juicio contra Fuentes Ramírez fuentes, donde un testigo de la Fiscalía dijo que presencio reuniones entre el acusado y el expresidente Juan Orlando Hernández.

El testigo relató que el exmandatario supuestamente aseguró que podían traficar droga por el territorio hondureño con el apoyo de la Policía, fiscales y militares.

Fuentes Ramírez era para la DEA una pieza clave en las actividades del narcotráfico que penetro el más alto nivel en el Gobierno y en el ámbito empresarial. 

TAMBIÉN: JOH vestirá durante el juicio trajes que usó en sus tomas de posesión

A este narcotraficante hondureño se le asocia directamente con el Cartel de los Hermanos Hernández, -Tony y JOH-, y gozó de la protección de altos mandos militares y policiales.

En su juicio salieron a relucir conversaciones telefónicas e intercambio de mensajes con "Tony" Hernández, antes de que este fuera capturado y condenado en Nueva York. 

El testigo de la Fiscalía en contra de Fuentes Ramírez reveló en el juicio que presencio la entrega de dinero del capo al entonces presidente Hernández en casa de un empresario identificado como Juan Jarufe, en el norte del pais

Allí, según el testimonio del testigo, Juan Orlando Hernández habría dicho que "iba a meter droga a los Estados Unidos hasta sus narices sin que estos se percataran".

Geovanny Fuentes Ramírez fue condenado a cadena perpetua mas 30 años de prisión por la justicia norteamericana y al pago de una multa de 151 millones de dólares por narcotráfico. 

'Don H'

Otro de los relatos de la droga que develan sus conexiones con las elites políticas fue el Héctor Emilio Fernández Rosa, alias "Don H", quien estuvo vinculado al narcotráfico por 17 años.

Segun los documentos en poder de la Fiscalía de Nueva York, "Don H" habria pagado 2 millones de dólares a un "funcionario que finalmente se desempeño como presidente a partir de 2006 y que salió de su cargo en 2009 por un golpe de Estado".

Los medios nacionales e internacionales identificaron como ese funcionario al expresidente Manuel Zelaya, pero este ha negado las acusaciones, al indicar que no es narco, ni ha tenido negocios con narcotraficantes. 

De acuerdo a la Fiscalía de EE.UU., "Don H" llegó a tener tanto poder en el país que durante el 2005 logro nombrar un viceministro de Seguridad aliado como para gozar impunidad dentro del territorio hondureño. El narcotraficante, fue condenado por la justicia norteamericana a cadena perpetua. 

'Tony' Hernández y la narcolibreta

A esta serie de relatos se suma la captura de "Tony" Hernández, su juicio fue la señal mas clara de que el expresidente JOH habría entrado en el radar de la fiscalía estadounidense.

"Tony" fue acusado de narcotráfico y de mentir a los Estados Unidos, fue condenado a cadena perpetua.

A lo largo del juicio los testimonios de "El Cachiro", de Alexander "Chande" Ardón, exalcalde de El Paraíso, Copán; de Víctor Hugo Morales, "El Rojo", entre otros testimonios, Juan Antonio fue acusado de recibir personalmente 1 millón de dólares para la campaña de JOH.

PODRÍA INTERESARLE: Pidiendo imparcialidad y justicia, defensa de JOH presenta un cuestionario para el jurado

El entonces presidente Juan Orlando Hernández negó todas esas acusaciones tras la condena de su hermano y dijo "ser victima de una campaña de desprestigio" de los capos a los que su Gobierno había perseguido.

Sin embargo, en ese ínterin, salieron a relucir testimonios escalofriantes de muertes y crímenes para silenciar voces. Una de ellas fue la de Magdaleno Meza, abatido a tiros en una cárcel de máxima seguridad a vista y paciencia de la autoridad.

Cuando Meza -socio de "Tony" y JOH según la Fiscalía- fue detenido, las autoridades incautaron unas libretas en donde llevaba registro de sus cuentas y de sus patrones.

Se le conocieron como las "narcolibretas" que lograron ser sacadas por las autoridades del Ministerio Público con fuertes mecanismos de seguridad para burlar los controles migratorios y de seguridad.

En el juicio de "Tony" Hernández aparece un detective de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico con las "narcolibretas", que registraban las operaciones de Magdaleno Meza, y sus pagos y nombres de socios, políticos y capos, entre otros.  

En ese juicio también se develaron al menos los siguientes puntos: los vínculos con el Joaquín El Chapo Guzmán y sus visitas a Honduras; la relación del expresidente JOH en esa trama de narcopolítica.

De igual forma, el ascenso de "Tony" en esa red de crimen organizado de ser informante de los carteles a traficante al grado de tener su propia droga con el sello TH.

Además, el vinculo de policías y militares en el trasiego y protección de la droga. Son los relatos que por ahora han estremecido al país desde las cortes de justicia de EE.UU.

VEA: Dictan privación definitiva de los bienes de 'Tony' Hernández