Una jueza del Juzgado de Letras Penal con Competencia Nacional en materia de Criminalidad Organizada y Corrupción en San Pedro Sula, Cortés, dictó este miércoles, en audiencia inicial, auto de formal procesamiento con prisión preventiva contra ocho policías acusados de robo e implantar pruebas falsas.

Los agentes de la Dirección Policial de Investigación (DPI) Wilson Josué Duron Valladares, Walter Alexander Muñoz Muñoz, Bayron Isidro Ramos Hernández, Carlos Noé Núñez Álvarez, Rodys Edgardo Hernández Casco, Denis Alfredo Estrada López, Joel Renán Zambrano Banegas y Josiel Fernando Rueda Núñez, cumplirán la medida cautelar en el centro penal de El Progreso, Yoro, en el norte de Honduras.

El Ministerio Público acusa a los policías por los delitos de robo con violencia e intimidación, allanamiento de morada por funcionario público y tortura.

Además, de abuso de autoridad y falsificación de documentos públicos en perjuicio de los derechos contra el patrimonio, la inviolabilidad domiciliaria, el testigo protegido, la administración pública y la fe pública del Estado de Honduras.

En la audiencia inicial, el Ministerio Público solicitó a la jueza que lleva el caso la recalificación del delito de tratos crueles como tortura, lo cual fue modificado.

Los hechos

Las acusaciones contra los policías surgieron de una denuncia presentada ante la Fiscalía por un ciudadano que fue víctima de un allanamiento de morada ilegal en febrero de 2024 en la colonia Monte Fresco de San Pedro Sula.

Según la Fiscalía hondureña, los efectivos policiales irrumpieron en la vivienda del testigo protegido, lo sometieron a maltratos mientras le robaban pertenencias y le exigían 350 mil lempiras para no incriminarlo con pruebas falsas.

PUEDE LEER: A prisión mandan a exdetective de la DLCN por facilitar información a cambio de dinero