En los próximos días repatriarán el cuerpo de Elvin Moreira, el hondureño que murió por neumonía luego de que estuvo más de dos meses hospitalizado tras ser arrollado por el tren llamado 'la bestia' en México.

Gracias a que Univision Noticias dio a conocer la muerte del joven de 22 años, quien perdió las dos piernas cuando iba en busca del llamado 'sueño americano', personas de buen corazón se solidarizaron con su madre, Enma Rosa Granados.

Fue de esta manera que varios ciudadanos mexicanos y extranjeros se pusieron en comunicación con la catracha que está en Durango, México.

Dos mexicanas, quienes vivieron algo parecido con su hermano, comenzaron a recaudar dinero para ajustar los 6 mil dólares (casi 150 mil lempiras), para la repatriación.

Por otra parte, el dueño de una funeraria trasladó el cuerpo hasta Ciudad de México, para que de esta manera pudiera emprender el viaje hasta San Juan de Planes, Copán.

"Yo le agradezco a esas personas que me ayudaron, gracias a ellos puedo estar aquí", dijo a través del medio estadounidense de habla hispana.

Hasta el momento se desconoce el día y la hora en que el cuerpo de Elvin llegará a su tierra natal, donde lo esperan sus hermanitos, por quienes esperaba poder tener una mejor vida en el país norteamericano.

Riesgos de la migración

Varios catrachos son víctimas de secuestros por las bandas criminales de México; mueren por calor en el desierto o ahogados en el río Bravo.

Asimismo, muchos de los que intentan subir al tren llamado 'La bestia', que va desde Guatemala hasta Estados Unidos, terminan mutilados o muertos.

Mientras que quienes llegan al suelo estadounidense corren el riesgo de la deportación y negación de nuevo el ingreso, dejando atrás a sus familias.

Un informe de EFE, indica que hasta mayo de 2023 un millón de hondureños vivían en Estados Unidos, ya sea de manera legal o ilegal.