La nefróloga advierte que la situación actual representa una carrera contra el tiempo para los pacientes renales en Honduras.

Según López, los pacientes tienen una urgencia vital de ser trasplantados para mejorar su calidad de vida. "Lamentablemente, demasiados pacientes fallecen mientras esperan un trasplante renal debido a complicaciones que surgen durante el proceso de espera, lo que los excluye como candidatos viables para la intervención", señaló.

Leyes

La doctora López también enfatizó la urgencia de promover y aprobar leyes que regulen y fomenten el trasplante de órganos en Honduras.

Destacó que estas leyes deben abarcar no solo los trasplantes de riñón, sino también de otros órganos vitales.

Según su criterio, la promulgación de una legislación integral, en este sentido, no solo facilitaría el acceso a los trasplantes, sino que también salvaría vidas y mejoraría la calidad de vida de numerosos pacientes que actualmente se encuentran en lista de espera.

Las estadísticas

Las estadísticas muestran una situación preocupante: por cada paciente que fallece mientras espera un trasplante de riñón, tres nuevos pacientes ingresan en la lista de espera.

Este incremento constante evidencia un problema creciente que requiere una respuesta urgente.

Pero pasa factura el vacío legal, porque no solo dificulta la atención oportuna de los pacientes, sino que también agrava la crisis al no permitir una gestión efectiva de los recursos disponibles para abordar esta creciente demanda.

El cuidado

Además, la especialista enfatizó la importancia de establecer programas de atención primaria para detectar enfermedades a tiempo y así mejorar la calidad de vida de los pacientes.

"La prevención y detección temprana son fundamentales para evitar complicaciones y reducir la necesidad de trasplantes", aseguró.

De igual manera, recomendó a la población adoptar hábitos saludables, como mantener una dieta balanceada y evitar el consumo de bebidas energizantes o gaseosas.

"Aumentar la ingesta de agua y realizar ejercicio regularmente son esenciales. Estos cambios en el estilo de vida pueden contribuir significativamente a la salud renal y reducir la incidencia de enfermedades que pueden llevar a la necesidad de un trasplante de riñón", concluyó.

LEA: Conoce los hábitos cotidianos que dañan y los que benefician a los riñones