Los expertos en economía siempre hacen un llamado a mantener el control del dinero que ingresa y sale de las finanzas del hogar. También hacen una comparación de una deuda buena y otra que se puede considerar como mala y que finalmente destruyen el área financiera.

Cabe mencionar que con la pandemia del covid-19, el uso de las tarjetas de crédito y débito aumentó para evitar el contacto físico con el dinero efectivo y esto provocó, en muchas personas sin educación financiera, un descontrol total que incrementó sus deudas.

Lea: Cinco consejos para ‘estirar tu salario’ y que ajuste hasta fin de mes

Siempre recomiendan hacer un análisis de pago antes de comprometerse con una deuda, esto se calcula restando los gastos básicos y las deudas actuales del valor total de ingresos mensuales, lo que dará como resultado el monto de ahorro. Diferencia.

Diferencias

Las personas pueden pensar que todas las deudas son iguales y que no existe una deuda mala y una deuda buena, pero expertos en economía han hecho la separación y explican las diferencias.

Las deudas malas son aquellas que causan estrés y al final son gastos innecesarios. Las buenas son aquellas deudas que van a generar un ingreso adicional en el futuro.

“Todos podemos adquirir deudas y estas no son malas; sin embargo, las condiciones del crédito que tomamos y los objetivos para los cuales se adquieren hacen que estas sean ‘malas o buenas’, por así decirlo, si es que estos representan una carga pesada o no”, explicó a tunota la experta en finanzas, Doris López.

De igual manera, López, quien labora en la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) agregó que si se adquiere una deuda a la medida; es decir, que el pago de la cuota no se sobrepasa y el objetivo fue la adquisición de una vivienda, enseres, un carro, educación o el capital de trabajo de un emprendimiento, lo solicitado será una inversión del dinero, ya que al tiempo generará un beneficio para los que lo solicitan, siendo así una deuda buena.

“Será una mala deuda si el dinero que se solicitó excede capacidad de pago y el préstamo no tenía un objetivo claro y se usa para consumo y se termina gastando en cosas innecesarias”, finalizó.

¡No dejes que la deuda siga aumentando!

Las acumulación de deudas provoca demasiado estrés.

Seguir pagando “lo que se pueda” no es una buena decisión, porque el monto que no se cancela sigue generando intereses y consecuencias. Lo ideal es calcular un pago fijo o mínimo a la deuda para no generar más intereses, recomiendan.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas

Además: Recomendaciones para fortalecer sabiamente tus finanzas en pareja