Al unirse en todos los aspectos con otra persona, la vida tiene un giro que es inevitable, por lo tanto, la mayor parte de las cosas son compartidas, incluso las finanzas en pareja. Por esta razón es muy importante aprender a ahorrar como matrimonio.

Antes de casarse, expertos recomiendan dialogar en pareja sobre cómo será la distribución de gastos del hogar y no omitir el tema, o posponerlo hasta después de haber dicho “sí” en el altar, pues esto requiere de planificación y acuerdos de ambos.

Lea: Claves para utilizar el método de organización económica por sobres

Muchas personas argumentan que la división de gastos debe ser 50 y 50; es decir, mitad y mitad para cubrir todo.

Sin embargo, existe la posibilidad de que los ingresos sean muy disparejos, por lo que se recomienda tener un aporte de acuerdo a lo que revive en salarios y demás fuentes de ingresos cada mes.

Este porcentaje se puede calcular partiendo de las obligaciones que se tienen que cubrir, como gastos de servicios públicos, alimentación, transporte, alquiler (en caso de no tener algo propio), entre otros. A la vez, se pueden repartir los gastos de forma específica.

“Es importante tener definidos los gastos fijos en el hogar: rentas, servicios públicos, gastos escolares, entre otros. Los placeres y gustos, así como compras innecesarias deben realizarse de los sobrantes”, dijo a tunota el licenciado y máster en Administración de Empresas, Marlon Flores.

Educación financiera y ahorro

Asimismo, Flores, quien labora en la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), mencionó la importancia de que la pareja se eduque financieramente y hoy en día hay diferentes portales que ofrecen información de calidad y muy educativa. Una de ellas es la CNBS, otras instituciones financieras y esto ayudará a "ser precavidos y diligentes en el manejo de las finanzas en pareja".

“Es recomendable también, si es posible, designar un porcentaje del ingreso familiar para el ahorro. De esa manera se puede formar un colchón de seguridad financiera que permita amortiguar gastos imprevistos en el momento que se presenten”, recomendó.

Cabe mencionar que el ahorro siempre se estima que puede ser el 20 % del total de ingresos de cada persona, por lo que en pareja se puede emplear también.

El ahorro se puede hacer en una cuenta bancaria compartida. Expertos muestran algunas ventajas y desventajas de hacerlo así:

Ventajas de tener una misma cuenta:

√ Promueve la transparencia.

√ Hay menos probabilidades de encontrarse con "sorpresas desagradables" en relación a los gastos hechos por el otro.

√ Es visto por algunas parejas como una muestra de confianza.

Desventajas de tener una misma cuenta bancaria:

√ Las personas pierden su independencia en términos del control de sus ingresos y gastos.

√ Uno de los miembros puede vaciar la cuenta bancaria o tomar una decisión unilateral sin consulta previa, afectando las finanzas de ambos.

 √ Si uno de los miembros de la relación tiene un perfil "gastador" y el otro tiene un perfil de "ahorrador", compartir la misma cuenta bancaria puede transformarse en una constante pesadilla.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas

Además: ¡Aprovecha el tiempo! Aprende a planificar y ahorra dinero en la soltería