Imagina que tus ingresos se han reducido en un 50%. Entonces, es la hora de recortar tus gastos en un 50% o más. Pero tú quieres vivir tranquilo, entonces, ¡haz un “presupuesto solo arroz”!

¿Qué es lo último que queda en la alacena cuando todo se acabó? Arroz. ¿Y qué te salva en un día de hambre? Arroz. Si tus ingresos sufrieron un recorte por suspensión o pérdida de tu empleo, reducción de ventas y otras consecuencias de la crisis, es momento de aplicar el “presupuesto solo arroz”.

Dile a tu familia que juntos van a seguir estos tres pasos: Prioriza lo que realmente necesitas. Identifica cada gasto y pregúntate: ¿lo necesito para mi salud y mi seguridad? ¿Es indispensable para mi familia? Si la respuesta es NO, elimínalo.

Lea esta información en nuestra versión PDF:

Lea: Mira cómo al consolidar tus deudas reduces los gastos mensuales | Tu Nota

Al tener menos ingresos esto se puede quedar:

Se queda: Alquiler, pago de deudas, servicios básicos, internet, celular, seguros, alimentación casera, transporte, medicinas y comida mascota.

Se va: persona que hace mantenimiento, cosas innecesarias para el carro o la casa, televisión por cable, clases de gimnasia, compras a domicilio, alimentos especiales, peluquería, juguetes, entre otros.

Se consigue el mejor precio: De todos los ítems que se quedan. Y nada se desperdicia.
Renegociar tus deudas si no las puedes pagar.

Recuerda que todo pasará y volverás a un presupuesto sin excesos, pero más variado y
abundante. ¡Un sacrificio temporal no está mal de vez en cuando!.

Lea: Aprende cómo el cometer errores al emprender te sirve para forjar tu carácter | Tu Nota