Honduras debe aumentar su Tasa de Política Monetaria (TPM) -3.00% anual- para controlar la inflación, lo que garantiza estabilidad macroeconómica para iniciar una ruta de crecimiento económico, según el analista político y económico, Roberto Lagos.

Señaló que al ser una economía pequeña y abierta a la que se le transmite el incremento de la tasa de interés de Estados Unidos, el incremento sería una respuesta a las presiones del tipo de cambio y desbalance de la cuenta corriente.

"No voy a ponerme a redifinir mi política económica, al saber que dependo de los impactos de la política monetaria de Estados Unidos", detalló.

Lagos explicó que tras anclar la inflación se articula una estrategia fiscal para buscar mecanismos que den acceso a créditos a los sectores productivos.

Según el último informe del Banco Central de Honduras (BCH), en junio de 2022 la inflación interanual se ubicó en 10.22% y la acumulada alcanzó 6.57%, hace un años se encontraban en 4.67% y 1.83%, respectivamente.

Puede interesarle: Según Fosdeh: En L 82,000 millones se proyecta incremento de deuda para financiar presupuesto

Panorama a futuro

Para el analista, mientras el BCH no responda al incremento de la TPM, la cual es una política del nuevo Gobierno, está en un problema de dominio fiscal.

"Países con esquemas intermedios le va a tomar mayor tiempo (converger inflación), en lugar de ser un efecto transitorio se va a convertir en un efecto permanente", indicó.

Lagos acotó que septiembre es la última brecha para incrementar la Tasa de Política Monetaria, puesto que está tiene un rezago de cuatro meses lo que permitiría apalancar las expectativas de inflación de diciembre, cuando más gasto realizan los hondureños.

La TPM es la que establece el BCH para los préstamos entre bancos, este incide en el interés que las agencias aplican a los productos ofrecidos a sus clientes.

Puede interesarle: Honduras fortalece relaciones con el BID tras reunión de Xiomara Castro con Francisco Quevedo