Pasadas las 10 de la noche del lunes, enardecidos vecinos de la colonia Altos de Loarque decidieron abrir las puertas de una iglesia católica -en reparación- para velar restos de una señora de escasos recursos.