El llamado al diálogo para retomar la normalidad en el Congreso Nacional no debe ser entre sordos que desde sus trincheras buscan convencerse mutuamente de sus posiciones, estiman analistas. Además, indican que un diálogo solo podrá obtener resultados deseados si se hace bajo una mediación internacional ante la falta de interlocutores que tiendan puentes entre el oficialismo y la oposición parlamentaria.