El Consejo Nacional Electoral (CNE) inició el martes (07.12.2021) el escrutinio especial de votos tras las impugnaciones de actas presentadas por presuntas irregularidades en la transmisión de resultados en el nivel de diputados de las elecciones generales de 2021 en Honduras.

De acuerdo con lo informado por el CNE, el escrutinio especial se hará en más de 2,500 maletas electorales, para lo cual la institución estatal conformó unas 52 juntas de verificación de votos.

Paso a paso: Así será el proceso

En ese sentido, el codirector electoral del CNE, Carlos Chavarría, explicó que el proceso tiene como objetivo rescatar la voluntad de las personas expresada en las urnas y que por alguna razón el acta donde se registró su voto presentó inconsistencias.

LEA TAMBIÉN: Al menos 52 diputados actuales repetirán en el próximo Congreso Nacional

Asimismo, indicó que para ese propósito se instituyen las juntas de verificación de votos, las cuales estarán integradas de la misma forma que las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

“Una vez tenemos la lista de las maletas que hay que extraer para recontar los votos de los niveles indicados, esas son sacadas de la bodega electorales y pasan a otra área”, añadió.

https://www.youtube.com/watch?v=BqGK_d0Og1U

Al hacer el recuento de sufragios, los miembros de las juntas especiales deberán llenar un nuevo formato de actas, las cuales sustituirán a las iniciales y serán las que se registren en el sistema.

“Esas actas viajan al centro de procesamiento, donde son consolidadas con el resto de los datos y así se completa la información de cada elector y el acta es objeto de divulgación”, manifestó Chavarría.

Cada representante de los partidos en la junta de verificación recibirá una copia de la nueva acta, para que las instituciones políticas puedan compararlas con los nuevos datos que registre el CNE.

Este proceso podría variar las proyecciones de cómo quedará integrado el próximo Congreso Nacional, que actualmente lidera el partido Libre con al menos 51 legisladores electos.

ADEMÁS: Estados Unidos ve en Gobierno de Xiomara Castro un aliado en la región, aseguran analistas