Hablar de Juan Carlos Barahona es dirigirse a encender la radio HRN a las 5:00 de la mañana y escuchar esa potente voz que informa sobre todo hecho de interés nacional y comprometido con el oficio para ser útil a la sociedad.

Son 32 años al frente del micrófono, pero su vocación por la comunicación es de siempre, inducida por su abuelo materno, quien fuera un comerciante y apasionado de la lectura y escucha de la radio, dijo Barahona en entrevista con tunota.com.

El periodista Barahona nació en el Hospital General San Felipe de Tegucigalpa, la capital de Honduras, hasta donde vino su madre desde Sulaco, Yoro (norte), para dar a luz, sin saber que esta ciudad sería su día a día y desde donde informa a partir 1988, cuando comenzó a dar sus primeros pasos en el programa Los Profesionales, dirigido en ese entonces por Jimmy Arturo Rodríguez, Daniel Nolasco, Carlos Gris.

Juan Carlos Barahona entró como empleado de HRN en 1989 en el área de deportes con el influyente periodista Diógenes Cruz, pues era la primera etapa previo dar el salto a prensa general y llegar a ser director de noticias desde el 2012, tras la muerte de Alfredo Villatoro.

“Yo digo que soy periodista desde 1989 pero, mi pasión y vocación casi es de toda la vida porque cuando estaba en la escuela en Sulaco, Yoro, siempre estaba contemplado en los actos cívicos y me ponían a narrar partidos”, expresó.

Barahona no esconde su amor y pasión por el fútbol, sobre todo por su eterno equipo Motagua. “Es una pasión hasta el final de mis días que la heredé de mi papá y se la he heredado a mis hijos. Son furibundos motagüenses”, dijo en medio de risas.

Juan Carlos Barahona posa con una de las copas del Motagua. Foto: JCB.

Sin desligarse de sus labores en HRN, Barahona contó que también desarrolló su carrera periodística con una etapa en diario El Heraldo, con asignaciones deportivas. “Yo sigo siendo un cronista deportivo, no me he desligado porque soy un apasionado”, agregó.  

¿Cuáles son sus gustos y preferencias en la lectura?

Me encantan los perfiles y acontecimientos históricos cuyo contenido y conceptualización sea la crónica, la biografía. Ahora estoy terminando de leer la biografía del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Siendo director de noticias HRN, conocedor de toda temática, pero ¿Cuál es su tema de interés de siempre? 

Si hay una fórmula para el periodismo radiofónico es leer es estar y estar bien informado a través de la lectura de todo tipo de acontecimientos. El pecado capital de los periodistas y comunicadores es no estar bien informados, a partir de lo que se lee es determinante y contundente para marcar diferencias entre el buen radioperiodismo, el buen radioperiodista y el mal radioperiodista.

¿Alguna anécdota estando en El Heraldo y HRN?

Cuando todo está marcado por la cobertura cotidiana deja de ser anecdótico. Pero recuerdo que estando en deportes en El Heraldo yo esperaba las fotos que enviaban, por un dispositivo que ya pasó a la historia, de los partidos que se jugaban en San Pedro Sula cuando salió la alerta que la Princesa Diana había sufrido un accidente en París, Francia, y luego se confirmó su muerte (31 de agosto de 1997). La noticia no me servía para el periódico, pero sí para HRN, y llamé al director de ese tiempo, René Zepeda, para dar la información.

¿Qué noticia de mayor impacto le ha tocado dar?

En 2005 fui al golfo Pérsico, en Irak, justo cuando las fuerzas expedicionarias de Honduras se sumaron a la coalición que Estados Unidos organizó para la post guerra en Irak, no estuve cerca del campo de batalla, pero esa noticia me marcó.

También hice un recorrido por la ruta migratoria para acompañar el camino que los migrantes de Honduras hacen para llegar a Estados Unidos, fue una experiencia que me marcó y la vamos a reeditar a través de un informe especial entre HRN y TSi que se estrenará en junio.

Fue una experiencia impactante, uno siente que es la culminación de la emocionante faena periodística que lo induce, le revuelve la adrenalina y que ocurrió después de una tragedia en la que decenas de migrantes, incluido hondureños, pero la mayoría mexicanos, murieron en un contenedor con sandía que fue abandonado por los coyotes.

La Patrulla Fronteriza me permitió ver ese contenedor y pude sentir el olor a muerte, los cadáveres estaban al fondo de las sandías. Supongo que el frigorífico se arruinó y me imagino que los químicos que emanaban de las frutas mató a los migrantes.

También fui testigo del momento que capturaban a compatriotas y recuerdo que un día a las 2:00 de la mañana detuvieron a dos jóvenes en las meras aguas del río Bravo, les pregunté de dónde eran, me dijeron que de Santa Bárbara y me dio tiempo de pedirles teléfonos para informar a sus familiares del destino que les había tocado en su intento de llegar a Estados Unidos. 

Barahona junto a la presentadora Jacky Redondo de Hoy Mismo, con quien a su vez hacen el programa Fotos HRN TSi de Televicentro y Emisoras Unidas. Foto: tunota.com

¿Cómo ha sido su experiencia en la televisión con los Foros de HRN y TSi?

Es otro espacio que se abre para explorar. Al principio les decía a mis compañeros “me pongo nervioso”, y me decían, nombre lic. como se va a poner nervioso si ya tiempo de estar en esto, y les respondía que no es lo mismo.

En televisión uno debe cuidar sus gestos, estar más peinadito, bien sentado (risas). Es una experiencia enriquecedora, pero al mismo tiempo otra vía más que me ha servido para seguir siendo útil a la sociedad, porque al final de eso se trata, de cuan útil se puede ser a través de un periodismo comprometido con lo social, porque uno puede decir estoy comprometido con la verdad, pero la verdad siempre será relativa. Decía Aristóteles que la verdad es la realidad y en la medida que uno diga lo que es o lo que se ve, en esa medida se aproxima más a la verdad.

Tendrán que medirlo por cuan útil es en función de aproximarse a lo social, a las necesidades de la gente y ese va a seguir siendo el valor real del buen periodismo, el buen periodista necesariamente debe ser buena persona, porque el que no es buena persona no puede ser buen periodista y si es mala persona va a terminar siendo mal periodista (recordando frases del periodista de origen polaco Ryszard Kapuscinski).

¿Cuál quiere que sea su legado al frente de HRN?

Quisiera que me recordaran por ser útil, más que ser importante. Los propietarios de Emisoras Unidas y gente de mucho renombre que ha pasado por esta casa de radio, como Nahúm Valladares, siempre nos remarcaron eso.

La Chicharra, de alguna forma tuvo que adaptarse a un formato que no se practicaba en Honduras ¿no?

Nos ha dado mucho éxito en tiempos de mucha crispación. El humor y la noticia seria no tiene por qué contraponerse y a la luz de la evidencia la gente lo ha podido entender. Este formato lo extrapolamos de la radio colombiana.

Barahona en sus recorridos por Honduras. Acá en Soledad, El Paraíso, el pueblo del recordado entrenador José de la Paz Herrera, Chelato Uclés. Foto cortesía: JCB.

¿Es verdad que conoce todos los municipios del país, o cuántos le faltan?

Hay risas y confiesa “me faltan poquitos”. Es otra de mis grandes pasiones, lo disfruto. Ir de municipio por municipio es una forma de oxigenarme, de relajarme, y eso nos abrió la ventana en HRN a un proyecto de radio móvil, llevar la radio al municipio, aprovechando la coyuntura de las ferias patronales. Desde el 2007 fuimos a varios municipios a hacer noticiarios, llevar la programación a las comunidades y eso es maravilloso, hacer Diario Matutino desde un parque una plaza con la gente viéndonos y escuchando la noticia.

¿Qué es lo que más le ha marcado conociendo el país?

Lo bello que es Honduras, ver las bellezas naturales y el trato de la gente.

"Estoy comprometido con un oficio que me ha permitido ser útil a la sociedad, más que importante"

¿Su criterio sobre la libertad de expresión en Honduras?

La libertad de expresión siempre ha sido un tema de debate y de controversia a nivel del ejercicio del periodismo global, debo decir que en Honduras no he percibido que haya gobierno que sistemáticamente haya tenido que inculcarla.

¿Qué le falta al periodismo de Honduras?

Seguir cultivándose, seguir apostando a la academia, hoy podemos advertir que los influencers y tictokeros parece que están teniendo más importancia, no más utilidad, y eso es algo que debemos autoevaluar, frente a la erupción de ellos en los medios de comunicación. ¿Será que los están viendo más importantes que útil respecto al periodista o al comunicador?, es una pregunta que queda en el aire para nuestra propia evaluación.

¿Cómo ha sido el periodismo radial en tiempos de covid?

Ha quedado en evidencia que estamos en primera línea, pero realmente que ahí el tema de ¿Qué tan útil hemos sido los periodistas y los medios de comunicación para orientar, ilustrar?, por ejemplo, para decirle a la población que, aunque se vacune contra el covid-19 se puede contagiar. Ahí el papel que los medios de comunicación y el periodismo serio, responsable y determinado va a jugar respecto a la utilidad al servicio.

Juan Carlos Barahona, director de la radio HRN. Foto: tunota.com

¿Su opinión sobre el papel del periodismo en la actualidad y frente a la invasión digital?

Va a seguir siempre otro gran legado que los dueños y ejecutivos de Emisoras Unidas han promovido, que seamos luz que alumbre más que Tea que incendie. En una sociedad tan polarizada y tan crispada es tan facilito incendiar el país.

Lo digital no debemos verlo como una contraposición, porque desde hace mucho tiempo nos decían que los medios tradicionales estaban condenados a desaparecer y lo que han hecho es ir a la par y adaptarse, han sido inteligentes. Para los medios tradicionales hay larga vida.

¿Se ha adaptado a estas nuevas tecnologías de la información y comunicación?

Sí. Pero lo he tenido que hacer a fuerza, obligado, la circunstancia me ha orillado a eso. La experiencia no ha sido una situación tumultuosa, pero si he tenido que adaptarme porque si no uno se queda atrás. Hay que ir a la par de nuestros formatos en medios tradicionales con las nuevas corrientes digitales.

¿Cuál es su recomendación para la nueva generación de periodistas?

Si decidieron estudiar periodismo, meterse a este oficio, que lo hayan hecho por pasión y por vocación. El que no es apasionado y no tiene vocación difícilmente va a ser del oficio un ejercicio comprometido, un oficio sin horario. Si ya son apasionados y tiene la vocación denle rienda suelta a eso, que la pasión no mata.

Además: Renato Álvarez: El ejercicio del periodismo son principios y códigos universales tan claros como el agua