Katherine Rodríguez se caracteriza por ser disciplinada, perseverante y sencilla. Esto le ha permitido lograr un puesto dentro de la liga de primera división del fútbol femenino con el Dimas Escazú, de la ciudad con el mismo nombre.

Con 29 años, la futbolista ha participado en siete diferentes procesos y categorías de la selección hondureña, incluidos la sub-20, sub-23, y selección mayor. tunota dialogó con la talentosa del balompié, quien compartió sus diferentes logros y hazañas en este deporte.

Lea: Corea del Norte se retiró de la clasificación para Qatar 2022, vea cual es la razón

Zurda de oro

Su inicio en el deporte rey fue a los 13 años, cuando su hermano pertenecía las Fuerzas Básicas del Olimpia (FBO), mismo equipo que la hizo disciplinarse.

“Desde muy pequeña, solo tenía una muñeca. Mi juguete favorito era el balón, me compraron uno de hule y lo andaba pateando, tirando la ‘zurdita’. Escribo con mano derecha y pateo con pierna izquierda”.

Katherine Rodríguez en el once titular de su equipo Dimas Escazú. Foto: Katherine Rodríguez.

“Jugué en el Estadio Rommel Fernández. A esa edad ya quería vivirlo más, siempre soñé con una beca a los Estados Unidos, pero no se dio. Lo disfruté en mi país, con mi universidad (UNAH), a nivel centroamericano, con selección también; siempre tuve ese sueño de salir al extranjero y lo logré: estoy en Costa Rica que es una potencia en el fútbol femenino centroamericano”, expresó la legionaria.

Experiencia nacional

Su recorrido por el fútbol nacional fue satisfactorio y agradable. “Nunca sufrí de discriminación, tuve apoyo de otras personas, les gustaba verme jugar y siempre juego porque lo disfruto, más allá del público; gané muchos premios, y no me quejo, fue grata la experiencia”.

Vea también: ¿Desde cuándo el Inter no era campeón en Italia y cuánto gastó para poder levantar nuevamente el Scudetto en Italia?

Destacó en diferentes clubes nacionales, como Olimpia Femenino, Montecarlo, Élite, Liverpool, el último en que jugó fue en el Olancho FC; a nivel de fútbol sala jugó en el equipo de la universidad, donde ganó el goleo dos veces, en Panamá y Honduras. “También en Costa Rica jugué fútbol sala el año pasado, en primera división”, añadió.

Durante su participación local, no tuvo patrocinadores. Su familia ha sido un vital apoyo. “El equipo de Olancho FC sí me retribuía por partidos, ellos me apoyaron bastante económicamente, pero a nivel de Ministerio (de deporte) y otras instituciones no recibí apoyo”, lamentó.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.

Exterior

Su actual logro fue gracias a la estratégica ayuda de su hermana. “Llegué a Costa Rica gracias a que mi hermana, ella estudia periodismo, cortaba los vídeos (con sus goles y jugadas destacadas) y los subía a redes sociales, así se pusieron en contacto conmigo, mostraron interés y me trajeron”.

“Ha sido muy duro estar lejos de la familia, pero lo he disfrutado. Agradecida con Dios y con todas las personas que me han apoyado. Tengo entendido que soy la primera en jugar en esta liga de primera división de Costa Rica”, señaló.

Con relación al fútbol femenino hondureño, la futbolista explicó que para destacar y llegar a mundiales se requieren más procesos de preparación. “He visto el proceso en Costa Rica, agarran niñas desde pequeñas, mi equipo Dimas tiene equipos sub-7, 10, 13, 15, 17, 20, segunda división y primera. Creo que ahí está el secreto, seguirles el proceso y apoyarlas”.

Como mensaje final, la mediocampista dijo que la satisfacción de haber pertenecido a diferentes equipos y ver los frutos de lo que soñó como niña, es lo que le llena.

“Mi ciclo futbolístico está por terminar, tengo planes con mi vida, ayudar a mi familia y terminar mi carrera universitaria (Educación Física). A la vez, invitó a las marcas asociadas al deporte para que apoyen a los atletas que con mucho orgullo luchan con disciplina para representar al país.

Katherine Rodríguez. Futbolista hondureña.