Esta es la historia de María Rodríguez, una docente venezolana, quien junto a su hijo, nuera -embarazada- y tres nietos menores de edad, decidió abandonar su país y emprender el peligroso camino en busca del mal llamado "sueño americano".

Ella y sus seis miembros familiares pernoctan en las vetustas instalaciones del fallido Trans-450 ubicada en el bulevar Centroamérica de Tegucigalpa, capital de Honduras.

En declaraciones al noticiero Hoy Mismo de TSi, Rodríguez relató sin pelos en la lengua los principales motivos que la obligaron a abandonar su patria momentáneamente, ya que aseguró que tiene la esperanza de algún día regresar a su tierra.

Una de las causas por las cuales decidió emigrar a Estados Unidos fue por los bajos salarios que el Gobierno Socialista de Nicolás Maduro paga a los empleados públicos.

Según María, quincenalmente ganaba 20 dólares, los cuales solo le ajustaban para comprar un kilo de arroz y un litro de aceite, lo demás tenía que buscar la manera de costearlo.

LEA: En Honduras recuperan a menor costarricense que se había enamorado y escapado con migrante venezolano

"Soy una mujer luchadora y por eso me vine, porque estoy indignada de ese régimen, me siento orgullosa de ser venezolana, pero ese poco de parásitos -autoridades de Gobierno- que llegaron no sirven", dijo Rodríguez.

Además, agregó que la calidad de vida en los últimos años en Venezuela ha empeorado, y por ello tuvo que dejar atrás a su familia, especialmente a su madre, una señora de 78 años.

"-Lo que más le duele- fue haber dejado a mi familia, a mi mamá, le dejé a ella lo que yo gano -como maestra-. Indigna que no tengo ni una casa, porque me la robó el mismo Gobierno, por eso es que también estoy bravísima", manifestó María con sus ojos llorosos.

No pierde la esperanza

Reiteró que lo último que perderá será la esperanza de ver una Venezuela libre y democrática, y aseguró que los venezolanos tendrán una oportunidad de oro en las próximas elecciones presidenciales.

"Aquí estoy de pie, porque soy una mujer luchadora, profesional y para atrás ni para tomar impulso. Cuando se vaya ese señor -Nicolás Maduro- me regreso para Venezuela", puntualizó.

Crisis migratoria

Según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) al menos 377,378 extranjeros han transitado irregularmente por Honduras entre enero y octubre de 2023, una cifra que refleja un aumento vertiginoso en comparación con años anteriores.

Durante el mismo lapso en 2022, solo 120,598 personas habían atravesado el país de manera irregular, lo que significa un aumento del 292.92 %. Este incremento es aún mayor si se compara con el mismo periodo en 2021, cuando solo 13,656 personas realizaron esta travesía, marcando un aumento del 2,663 %.

Entre los migrantes que han transitado irregularmente por Honduras en 2023, se encuentran 208,091 hombres95,453 mujeres41,784 niños y 32,050 niñas, según los informes oficiales del INM.

Además, se ha observado que 149,016 (39.5 %) de estas personas se encuentran en el rango de edad de 21-30 años, 104,827 (27.7 %) tienen entre 31-40 años, 45,243 (12 %) figuran en el rango de 11-20 y 37,846 (10 %) oscilan edades entre 41-50 años.

De igual modo, 28,591 (7.58 %) en el rango de 0-10, 9,841 (2.61 %) entre 51-60, y 2,014 (0.53 %) personas tienen entre 61 y 100 años.

La mayoría de estos migrantes, un 92.53 %, han ingresado por la zona oriental de Honduras, que incluye los municipios de Danlí y Trojes, en el departamento de El Paraíso, fronterizo con Nicaragua.

Además, 27,941 (7.40 %) personas optaron por la ruta a través de Choluteca, en el sur del país, mientras que otras 218 (0.05 %) ingresaron por las ciudades de Tegucigalpa, la capital, y San Pedro Sula, en el norte de Honduras, a través de la vía aérea.

Entre los 377,378 migrantes irregulares que han atravesado Honduras en 2023, 169,158 (44.82 %) proceden de Venezuela, 54,418 (14.42 %) de Cuba, 48,135 (12.75 %) de Haití y 37,088 (9.83 %) de Ecuador. El 17.49 % restante proviene de diversas nacionalidades.

VEA: Niño venezolano en Honduras perdió la memoria por trauma en el Darién