En Xalapa, Veracruz, México, la comunidad lamenta la pérdida de José Armando Guzmán Mendoza, un niño de 14 años que falleció esta mañana tras una larga batalla contra el cáncer.

José Armando, conocido por su ferviente amor por el Cruz Azul, decidió hace meses renunciar al tratamiento médico para disfrutar sus últimos momentos con sus seres queridos.

El pequeño, quien padeció leucemia desde los cinco años, optó por dejar el tratamiento después de 120 quimioterapias, todo por su deseo de vivir la vida plenamente y cumplir sus sueños.

Según las declaraciones que dio a Fuerza Informativa Azteca (FIA), "Me dijeron que si quería me podían poner más tratamiento, pero yo ya no quise porque era muy fuerte. Le dije a mi mamá que respetara mi decisión, (…) mejor divertir la vida".

Azteca Veracruz informó que Armandito falleció en el Centro Estatal de Cancerología 'Dr. Miguel Dorantes Mesa' después de semanas de hospitalización. A pesar de la lucha, su familia buscó donadores de plaquetas Tipo O+ en un esfuerzo desesperado por salvarlo.

El sueño del pequeño era conocer a su equipo favorito, el Cruz Azul. Aunque no pudo asistir al partido contra Chivas en la Ciudad de México debido a su salud, el club se acercó a él y le brindó su apoyo.

José Armando vio el partido desde su casa y recibió la dedicación de la victoria por parte de los jugadores, incluido un gesto especial de Uriel Antuna.

Su partida deja una profunda huella en la comunidad y entre los aficionados del Cruz Azul, quienes lo recuerdan como un verdadero guerrero.

José Armando será recordado por su valentía, su pasión por el fútbol y su deseo de vivir la vida al máximo. Su historia inspira y conmueve a todos aquellos que luchan contra enfermedades similares.

LEA TAMBIÉN: Menor con cáncer renuncia a sus quimioterapias para 'descansar en paz'