Un sacristán de 78 años murió en la iglesia de San Xoán, en Carballo, España, luego de que le cayera una estatua a la que se intentó aferrar tras sufrir un Accidente Cerebrovascular (ACV) o ictus.

El sacristán, en un esfuerzo por sostenerse mientras comenzaba a desvanecerse, se agarró de la estatua que no estaba adecuadamente asegurada, causando que esta cayera sobre él.

El hombre fue rápidamente trasladado en estado crítico al Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac), donde desafortunadamente falleció horas después debido a las graves heridas sufridas.

Fachada de la iglesia de San Xoán Bautista de Carballo. / ARCHIDIÓCESIS DE SANTIAGO.

Dada la gravedad de su estado, el traslado del sacristán al hospital se realizó por vía aérea, en un intento por brindarle la atención médica necesaria lo más pronto posible. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos del personal médico, no fue posible salvar su vida.

El velorio del sacristán se llevará a cabo en la misma iglesia de San Xoán este lunes, ofreciendo a la comunidad y a los seres queridos del difunto un espacio para rendirle homenaje y despedirse. Posteriormente, sus restos serán sepultados en el cementerio de Santa María de Traba.

El fallecido había dedicado años de su vida al servicio de su iglesia como sacristán, una figura esencial en la liturgia católica encargada de asistir al sacerdote durante la misa, además de cuidar los ornamentos y el mantenimiento del lugar sagrado.

Lee: ¿Por qué se tapan los santos en Semana Santa?, ¿cuál es el origen de está tradición?