Israel reportó unos 1,500 milicianos del grupo palestino Hamás muertos en su territorio, en el cuarto día de guerra tras la ofensiva sorpresa del movimiento islamista que secuestró a unas 150 personas en suelo israelí.