Una turista estadounidense de 58 años murió en Bahamas tras ser atacada por un tiburón mientras hacía esnórquel, informaron este miércoles autoridades del país del caribe.

La mujer, que aún no ha sido identificada y residente en el estado de Pensilvania, Estados Unidos, practicaba este martes el deporte acuático en el Cayo Green Turtle, isla en el norte de Bahamas, cuando un tiburón toro la atacó.

La víctima se encontraba en el archipiélago atlántico en un viaje en crucero de la línea Royal Caribbean.

Chrislyn Skippings, portavoz de la policía de la isla, informó que la mujer estaba en una excursión con una compañía de turismo local, que la llevó a bucear a una zona que es muy popular en la isla.

Vea: Un joven fue mordido por tiburón mientras pescaba langostas en Florida

Sin embargo, los familiares de la mujer y el personal de la compañía turística vieron cómo el animal la atacaba y lograron sacarla del agua. Según contó Skippings a medios locales, la víctima sufrió heridas en sus "extremidades superiores".

Ante eso, las autoridades la llevaron a la orilla y le declararon muerta antes de poder llevarla a un centro hospitalario.

Este ataque de tiburón es el más reciente desde que en febrero de este año, un hombre de 51 años tuvo que ser hospitalizado en Miami (Florida, Estados Unidos) tras haber sido mordido por un tiburón en un brazo cuando pescaba cerca de Bimini, en Bahamas.

Según reporte de autoridades, la mujer fue atacada por un "tiburón toro", uno de los más peligrosos del océano.

El herido fue auxiliado por un helicóptero de la Guardia Costera estadounidense hasta el barco en el que se encontraba pescando y lo llevó hasta el Jackson Memorial Hospital en Miami.

Muerte por ataque de tiburón

El Archivo Internacional de Ataques de Tiburón (ISAF), una entidad de la Universidad de Florida que es considerada la máxima autoridad mundial en la materia, publicó en enero su informe anual, en el que se recoge que nueve personas perdieron la vida en 2021 a causa de mordeduras de tiburón "no provocadas".

El ISAF investigó 137 supuestas interacciones entre tiburones y humanos registradas en todo el mundo en 2021 y confirmó 73 mordeduras de tiburón a humanos no provocadas y 39 provocadas.

El informe demuestra que el riesgo de que una persona sea mordida por un escualo es "extremadamente bajo", aunque las probabilidades aumentan si uno practica el surf u otro deporte con tabla.

Vea: Niño pierde su pierna después de ser mordido por un tiburón en Florida