El empate 1-1 entre Manaus y Treze, de la tercera división de Brasil, desató una batalla campal en la cancha donde la policía tuvo que intervenir lanzando gas pimienta y reprimiendo al grupo con machetes.

El encuentro, que se disputó la noche del martes, tuvo un final con picos muy altos de tensión debido a la activa presencia de los uniformados.

Temas relacionados

¿Qué sucedió? Disgustados con el arbitraje, los futbolistas de Treze se enfrentaron al juez Ilbert Estevam da Silva, que ya había expulsado a dos jugadores del equipo de Paraíba. Después de la igualdad de Manaus conseguida a los 98 minutos, y cuando todavía quedaban tres minutos adicionales, la policía saltó a la cancha para controlar a los visitantes por la fuerza.

https://twitter.com/Fut_News099/status/1305873381263368192

Gilvan Ferreira Dos Santos había marcado el 1 a 0 para Treze a los 8 minutos de la segunda etapa, pero luego sobrevinieron las tarjetas rojas para Marcos Vinicius y Gilmar Lourenco Da Silva, al tiempo que Matheus da Silva Fortes anotó para el conjunto local el 1-1.

Breno Calixto, zaguero de Treze, hizo su descargo en las redes y mostró las secuelas del gas pimienta que recibió de la policía.

"Lo que pasó fue inaceptable por parte del árbitro y de la policía. Fue una vergüenza, recibimos un garrote y gas pimienta en la cara por quejarnos del juez", escribió.

Y agregó: "Esto es un reflejo de nuestro Brasil con la policía poco preparada que tenemos. Nunca pidieron que nos fuéramos de la cancha, solo soltaron el gas pimienta y tiraron machetazos. Vergüenza, vergüenza lo que están haciendo con Treze. Y como siempre, no pasará nada".

https://twitter.com/Brenocalixto35/status/1305660039462629376

Te podría interesar: Wanda Nara, esposa de Mauro Icardi, envuelta en la polémica por una foto que le sacó su hijo