Comenzar un mejor año laboral siempre es un reto y se debe partir de las autoevaluaciones realizadas del que acaba de culminar, de parte de los colaboradores como de los empleadores o jefes.

Sin duda alguna, la moral y buena actitud siempre son una parte esencial en el rendimiento laboral, pues de aquí parte la mayor parte de la productividad y, por ende, el crecimiento y funcionamiento integral de la organización.

Lea: Consejos para conformar un equipo de trabajo de alto rendimiento laboral

Nuevo año

Al concluir un año, en el que se tuvo cambios drásticos, con respecto al teletrabajo por la pandemia, por el covid-19, luego el retorno a las oficinas, será necesario evaluar diferentes aspectos para un mejor año laboral.

También, conocer cómo se siente cada persona, no dejando a un lado la inclusión para que cada uno se sienta parte del equipo.

Diferentes portales que atienden las diferentes necesidades del entorno laboral señalan que existen algunas recomendaciones para mantener la motivación, una buena actitud y la valoración de cada empleado.

Ahora, con la llegada de un nuevo año, se visualizan cambios y las lecciones que dejó el año que terminará deberán ser determinantes para crecer y conseguir lo que no se ha podido.

Vea: 4 preguntas comunes en una entrevista de trabajo, te explicamos cómo responder

¡A ponerlos en práctica!

1. Valorar cada colaborador. En todo momento debe hacerles saber que son apreciados. Por ejemplo: un ¡buen trabajo! o ¡eres un crack! son frases que a todos nos gusta escuchar de los superiores o jefes inmediatos, encargados de cada área.

2. Conceder algunos beneficios. Darles un viernes festivo de vez en cuando, un bonus en metálico, comidas gratis.

Diferentes incentivos que estén al alcance de la empresa, son parte de las ideas que pueden realizarse para lograr el objetivo.

3. Comunicación con cada empleado. Contarle lo que se espera de ellos, y estar al tanto de lo que es importante y necesario para ellos en su trabajo, generará un entorno favorable y aceptable.

4. Delegar responsabilidad. Dar cierto poder a sus empleados les hará sentirse parte del equipo y les dará libertad.

De esta forma se pueden conocer los líderes potenciales que posee cada empresa y beneficiar la visión de la misma.

5. Capacitación y formación continua. Invertir en la formación de los empleados ayudará a que se sientan valorados por la empresa.

Además, tendrá una fuerza laboral más competitiva en el mercado que se encuentre.

6. Amenizar el trabajo. Buscar algún momento oportuno para amenizar el lugar de trabajo: haciendo actividades, celebrando cumpleaños, éxitos y otros eventos que sean permitidos y que estén bajo el consentimiento de todo el equipo.

7. Encuentre formas de facilitarles la vida de cada colaborador. Esto se puede realizar con horarios flexibles, posibilidad de trabajar desde casa, en algunas situaciones que lo amerite y sea posible sin afectar ambas partes.

Este es un artículo de la versión impresa de tunota. Lea más noticias relacionadas.