Rafael Nadal anunció este lunes que dio positivo de covid-19, un nuevo golpe para el tenista español, que ve peligrar su participación en el Abierto de Australia donde debía reaparecer tras varios meses alejado de la competición por una lesión.

Tras regresar de Abu Dabi, donde disputó una torneo de exhibición, el mallorquín reveló haberse contagiado de coronavirus.

"Estoy pasando unos momentos desagradables pero confío en ir mejorando poco a poco", escribió en Twitter el tenista de 35 años, sin precisar si es asintomático.

"Ahora estoy confinado en casa y he informado del resultado a las personas que han estado en contacto conmigo", prosiguió el ganador de 20 Grand Slams y actual número 6 del mundo.

VEA: 'Voy a extrañar muchísimo estar con vos'; el sentido mensaje que Messi dedicó al Kun Agüero

Contacto con Juan Carlos

Fotografías publicadas por la prensa española muestran que en Abu Dabi Nadal conversó sin mascarilla con el rey emérito español, Juan Carlos, el exjefe de Estado de 83 años que se fue a Emiratos Árabes Unidos en agosto de 2020 en medio de numerosas informaciones que sembraban dudas sobre su fortuna opaca.

El antiguo monarca se encuentra bien, pero se realizará un test PCR por su contacto con el jugador, señaló a la AFP un portavoz del Casa Real.

Por su parte, Nadal subrayó que debe tener "total flexibilidad" con su calendario y que irá analizando sus opciones dependiendo de su evolución. "Os mantendré informados de cualquier decisión sobre mis futuros torneos", aseguró el tenista.

Frenazo en pleno regreso

Este anuncio es un importante revés para el antiguo número 1 del mundo, puesto que preveía competir en menos de un mes en el Abierto de Australia.

Ausente desde este verano (boreal) debido a una lesión en el pie izquierdo, que le hizo perderse Wimbledon y el US Open, Nadal eludió mostrarse ambicioso respecto al primer Grand Slam del año, previsto entre el 17 y el 30 de enero en Melbourne.

ADEMÁS: Estados Unidos anuncia 'boicot diplomático' a los Juegos Olímpicos de Pekín 2022

El tenista planeaba volver a Australia para competir en un torneo ATP 250, antes de ese primer Grand Slam de 2022.

El jugador padece el síndrome de Muller-Weiss, una enfermedad degenerativa que provoca la deformación de uno de los huesos de la parte central del pie. 

Para evaluar su estado físico, Nadal se reencontró el viernes con el público en el torneo de exhibición de Abu Dabi en el que perdió ante el británico Andy Murray y el canadiense Denis Shapovalov.

Abierto de Australia

El Abierto de Australia se celebrará en plena una nueva ola de la pandemia covid-19 en todo el mundo debido a la vertiginosa propagación de la variante ómicron.

Las autoridades australianas ya advirtieron mucho antes del torneo que todos los jugadores provenientes del exterior, sus familiares y miembros del cuerpo técnico debían vacunarse para entrar en el país.

Estas reglas habían generado dudas sobre la participación del número 1 del mundo, el serbio Novak Djokovic, poco partidario de la vacunación.

Pero, "Nole", que se niega a decir oficialmente si está vacunado, aparece en la lista de jugadores anunciada en el próximo Abierto de Australia, publicada hace diez días.

TAMBIÉN: Rafael Nadal revela quién es la persona en la que más confía; no es un familiar

Melbourne, la segunda ciudad de Australia, ha vivido un total de 260 días de confinamiento acumulados debido al covid-19, lo que la convierte en una de las urbes del mundo que más tiempo ha pasado aislada.

En el Abierto de Australia también reaparecerán tras varios meses de ausencia la australiana Ashleigh Barty, actual número 1 del ránking mundial, y la japonesa Naomi Osaka.