Varias enfermedades graves podrían convertirse en epidemias en el país y afectar a los hondureños que lograron sobrevivir a Eta e Iota, pero que sufrieron de cerca las inundaciones, la devastación y que permanecen en albergues, según expertos. 

En ese sentido, tunota.com consultó al médico cirujano y especialista en nutrición y antitrombosis, Leonidas Ivanoch Luján, quien explicó los riesgos que existen en medio de las inundaciones y las constantes lluvias. 

Temas relacionados

“Existe una alta posibilidad de poder tener epidemias a nivel nacional. Tanto a nivel metropolitano como a nivel rural, dado a que los eventos naturales que se acompañan de grandes cantidades de agua obligan a ciertos servicios a ser cesados, como el agua potable”, afirmó.

El experto añadió que “en las zonas rurales cuentan con pozos, aguas de río otras fuentes que se ven contaminadas cuando existen eventos como inundaciones o eventos ciclónicos”.

Vista aérea de la ciudad de Villanueva en el departamento de Cortés hoy viernes, fuertes inundaciones dejó a su paso el huracán Iota en el Valle de Sula (Honduras). EFE/José Valle

Y es que, las crecidas de ríos y el desorden de saneamiento en zonas inundables provocó la anegación de las letrinas y similares, es decir, las personas afectadas por inundaciones para salvar sus vidas tuvieron que caminar sobre aguas contaminadas con heces fecales y otros contaminantes. 

Lo anterior podría provocar un incremento de Enfermedades Diarreicas Agudas, mejor conocidas por los expertos como EDA’s, al mismo tiempo, enfermedades de la piel y otras patologías. 

“La contaminación del agua conlleva a dos condiciones importantes en primer lugar que aumente la proliferación de mosquitos zancudos y también de focos de infección como animales muertos que están ahogados con las inundaciones y por supuesto estas situaciones tienden a poner en peligro a las personas a su alrededor”, dijo el doctor Luján. 

VEA: 'Ya no quiero vivir acá'; niña hondureña que conmovió ayudando a damnificados, pese a no tener brazos, anhela recuperar su hogar

En ese sentido, el médico indicó que otro de los problemas que podría generar efectos negativos en la salud de la población podría ser la escasez de agua potable y energía eléctrica. 

“Primero, por la escasez del agua y están obligados a usar agua contaminada de virus, bacterias u hongos, cualquier otro patógeno que puede afectar al sistema gastrointestinal”, sostuvo.

Vecinos de la colonia Nuevo San Juan en La Lima regresan a sus casas hoy viernes 20 de noviembre para comenzar la limpieza de los desastres que dejó a su paso de Iota en el Valle de Sula (Honduras). EFE/José Valle

“El hecho de exponerse a las partículas que se levantan con la lluvia y son inhaladas por las personas que no utilicen mascarillas estas partículas de la tierra traen por sí estructuras virales, virus grupales de la temporada o virus de afectación gastrointestinal y también bacterias y otro tipo de bacterias de entes que pueden enfermar a nuestra población”, agregó el galeno, quien afirmó que esta problemática debe tratarse antes que se convierta en una verdadera epidemia. 

LEA: ‘Lleve su bolsa y se me pierde de acá’; damnificados de La Ceiba corren de un albergue a supuesto representante del gobierno

En ese sentido, el también especialista en nutrición, aseguró que las personas que están en albergues están en riesgo de enfermarse y contagiarse de diferentes patologías muy peligrosas. 

“Las personas en albergues están hacinadas, eso hace que a la hora de realizar sus necesidades fisiológicas tengan que hacerlo de repente en algún lugar donde pueda generar otro foco de contaminación, que no sea en una letrina, osea, al aire libre y esto no da a pensar en problemas como la fiebre tifoideas, hepatitis u otras patologías derivadas de las heces fecales”, detalló el experto.

Asimismo, el experto agulló que las epidemias se han cuándo existe poco control y esto se da en primer lugar si la persona puede acceder a revisiones constantes y en segundo lugar “por las autoridades que tienen la obligación de mantener las medidas dentro de los lugares que no son propiedad de la persona sino que son propiedad del Estado”. 

Los albergues en el país se han visto saturados. Foto: Grupo Opsa.

Por lo tanto, según el médico, “el Estado debe de tener los controles adecuados para el manejo de alimentación, excretas y al mismo tiempo brindar en este caso a personas que tengan enfermedades ya establecidas, mecanismos para prevención y sus enfermedades no afloren”.  

Además: Honduras reporta al menos 16 muertos tras el devastador paso de Iota

También, el médico mencionó la importancia de seguir de cerca a las personas con enfermedad base como hipertensión, asma y otras enfermedades, ya que son más vulnerables. 

“Hablamos de personas con hipertensión, pacientes con diabetes mellitus, personas con cardiopatías, pacientes asmáticos, pacientes con problemas gastrointestinales. Todo esto  nos da a pensar que las epidemias se pueden dar y esto de repente nos puede ocurrir cuando escuchemos que en lugares del país hay brotes de dengue y cualquier enfermedad de la gripe y en situaciones extremas infecciones gastrointestinales o virus respiratorios y los virus que afectan al sistema digestivo que son los más frecuentes”, insistió el médico. 

Asimismo, el experto advirtió que las infecciones más peligrosas que podrían proliferar son las hepatitis. 

El especialista hizo algunas recomendaciones para los hondureños que ya pueden regresar a sus hogares pero que aún no se les ha restablecido el servicio de agua potable y energía eléctrica. 

“Las personas que están en las posibilidades de volver a sus casas tienen la limitante mayor del agua potable y la electricidad, encones, por lo que deben mantener las medidas de higiene evitar cerca focos de infección donde hay animales muertos o focos donde exista gran cantidad transistores en este caso de mosquitos, moscas y zancudos que puedan generarle infecciones por transmisión por este tipo de vectores”, recomendó. 

El médico también explicó que es de suma importancia tener cerca el apoyo del sistema de Salud para poner en conocimiento que tienen pacientes que están enfermos. 

“Recordemos que hay muchos pacientes que tienen muchas limitantes y aparte es mucho más susceptible a las infecciones de cualquier índole por su debilidad inmunitaria”, finalizó el médico.  

Cabe destacar que la tormenta tropical Iota dejó un total de 97 mil 452 familias afectadas, 4 mil 631 familias tuvieron que ser evacuadas y 14 mil 497 personas fueron rescatadas, según el último informe de la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales (Copeco).

Vea: Reparar daños que dejaron Iota y Eta en Honduras requiere de ayuda externa; informe de la Cepal estará listo en diciembre