En una audiencia inicial, una juez de letras con jurisdicción nacional ha dictado recientemente auto de formal procesamiento y prisión preventiva contra cinco miembros de la Dirección Policial Anti Maras y Pandillas Contra el Crimen Organizado (Dipampco), acusados de secuestro agravado y otras agresiones sexuales.

Los agentes implicados son Osmin Orellana Paz, Lester Nahún Uclés Andino, Andy José Pérez Zelaya, Dilmer Stiven Fúnez Espinoza y Enrry Michael Cárcamo Molina, quienes fueron detenidos el 17 de abril en San Pedro Sula, Cortés, al norte de Honduras.

Según las autoridades judiciales, los acusados cumplirán la prisión preventiva, por un término legal de dos años, en el centro penal de El Progreso, municipio del departamento de Yoro.

VEA: Unos 3 mil policías separados desde 2022 en Honduras por actividades al margen de la ley

De acuerdo con las diligencias de la Unidad Nacional Antisecuestro de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), el modus operandi de estos policías consistía en llamar a personas haciéndose pasar por conocidos.

Una vez contactadas, las víctimas eran subidas a vehículos de la Dipampco y conducidas por varias calles de San Pedro Sula hasta que pagaban un rescate que oscilaba entre los 100 mil y 300 mil lempiras.

Si las personas ofendidas no pagaban la suma exigida, los policías las amenazaban con ponerles drogas para presentarles acusaciones falsas.

Las investigaciones de la DPI también indican que si las víctimas eran mujeres, los agentes las amenazaban con abusar de ellas.

ADEMÁS: Ejecutan allanamientos contra el crimen organizado en La Ceiba