La detención se realizó por un equipo de agentes del Departamento de Delitos Contra la Vida de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en la colonia Hato de Enmedio, en la capital de Honduras.

El arrestado de 34 años, es un ejecutivo de operaciones, originario y residente en el mismo lugar en donde se efectuó su detención.

A este individuo, se le ejecutó una orden judicial, emitida por el Juzgado de Letras de Tegucigalpa, Francisco Morazán, en fecha 27 de enero del 2024. Esto, por suponerlo responsable del delito de violación agravada, en perjuicio de varias femeninas.

Según el expediente investigativo, el día jueves 25 de mayo del 2023, en horas de la mañana, la ofendida transitaba a inmediaciones de un supermercado de la colonia Kennedy en Tegucigalpa.

LEA: Policía tendrá una flota de 15 'Black Mamba Sandcat' para combatir crimen organizado

Cuando de repente un vehículo tipo camioneta, color verde sin placa, se acercó a la víctima y el ahora capturado se bajó del automóvil. Después, sacó un arma de fuego con la que amenazo a la víctima quién la despojó de su teléfono celular.

Posteriormente, el presunto violador en serie llevó a la víctima a un lugar solitario en donde le quitó su ropa interior y abusó sexualmente de ella.

Tras el hecho, la víctima procedió a interponer la denuncia y agentes de la DPI ejecutaron varias diligencias de seguimiento y vigilancia; logrando identificar y capturar a este individuo.

Varias denuncias

La Policía Nacional indicó que de acuerdo con el registro de la DPI, se han recibido múltiples denuncias por parte de varias féminas que fueron abusadas sexualmente por el ahora capturado.

Además, señaló que este individuo tiene antecedentes, por los delitos de homicidio y robo con violencia e intimidación agravada, en perjuicio de Alejandra Nazareth.

Por lo tanto, el ahora capturado será puesto a disposición del Juzgado que solicitó su formal detención, para que se le continúe con el procedimiento conforme a ley.

VEA: 'Queremos sentir apoyo': padres de Angie Peña piden respuesta, a 2 años de su desaparición