Durante sus declaraciones, Luis Castro, uno de los enfermeros que participó en la cirugía de la hondureña Floridalma Roque, reveló como el doctor Kevin Malouf se deshizo de su cuerpo.

Según dijo el pasado 2 de mayo, tras la cirugía los niveles de azúcar de Floridalma se elevaron a tal extremo que necesitaba con urgencia una dosis de insulina.

A pesar de que ellos le hicieron la advertencia a Malouf, el médico les dijo de manera tajante: "Hay que esperar, él solito va a bajar".

Fue así como, Roque dejó de respirar y partió de este mundo dentro de la clínica de la zona 14 de la Ciudad de Guatemala, capital del país centroamericano.

Durante el interrogatorio, uno de los abogados le preguntó "¿Quién fue el que decidió, coordinó la desaparición del cuerpo?".

"El señor Malouf ya lo tenía planeado; nos dijo que no le importaba lo que nosotros íbamos a decir o hacer porque de todos modos la decisión ya la tenía y que lo iba a hacer de manera conjunta con otras personas que no estaban presentes y que no trabajaban con nosotros", aseveró.

Debido a esto, él y el resto del equipo no tienen conocimiento de cómo fue la manera en que el médico enterró los restos de la catracha, que fueron encontrados este jueves en una finca de Pacaya, Guatemala.

Médico confesó dónde la enterró

En las últimas horas, el cirujano confesó dónde había enterrado el cuerpo, mismo que fue rescatado por autoridades del Ministerio Público (MP); ahora permanece en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) para su respectivo análisis.

Ahora, la familia espera se haga la prueba de ADN que determine su identidad, para luego darle santa sepultura; asimismo, esperan que se haga justicia en su muerte.

¿Quién era Floridalma Roque?

La hondureña de 59 años, era originaria del municipio de Florida, Copán, pero vivía en Nueva York, Estados Unidos, donde trabajaba como enfermera.