En la homilía de la misa del Domingo de Resurrección, celebrada en la Basílica Menor de Suyapa en Tegucigalpa, Francisco Morazán, Rodríguez enfatizó: "Hay gente que pasa por la vida sin hacer nada, nació, murió y se olvidó. El Señor Jesús dividió la historia antes de Cristo y después de Cristo porque pasó su vida haciendo el bien".

El líder de la Iglesia católica hondureña llamó a los fieles a no desfallecer en su compromiso de hacer el bien y a superar todas las dificultades, siguiendo el ejemplo de Jesús, quien resucitó para vencer al último enemigo derrotado: la muerte.

Rodríguez afirmó que la vida de cada individuo adquiere sentido a partir de la resurrección de Cristo, añadiendo: "Nuestro destino es vivir en felicidad con Cristo, sin sufrir ni morir".

TAMBIÉN: Orando de rodillas, así inician el Domingo de Resurrección los policías de Comayagua

Además, el cardenal instó a los hondureños a desear los bienes eternos y los valores, "y no las teorías de este mundo, la basura del mundo".

El mensaje de Jesús Resucitado a lo largo de 21 siglos ha sido tener una vida feliz con Dios, agregó Rodríguez. "Todas las maldades y cosas negativas de este mundo, la resurrección nos dice: mira hacia lo alto donde está Cristo Resucitado".

Mensaje de buena nueva

Por ello, el líder religioso católico llamó a aquellos que han resucitado con Cristo a llevar la buena nueva a las personas que están tristes, a los postrados y a los que no tienen a dónde ir.

"Que la buena nueva se convierta en un mensaje de alegría para todos los que nos encontremos. La resurrección de Cristo es contagiosa y está destinada a llegar a cada rincón de Honduras para que desterremos la cultura de la muerte, del egoísmo, de la envidia", concluyó.

VEA: Fallece pastora Yeni Reyes, esposa del exfutbolista Rubén Matamoros, tras accidente en Zambrano