La Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado (Fescco) está a cargo de dirigir los trabajos investigativos para determinar cuándo y cómo desaparecieron las armas decomisadas, las cuales se utilizarían como evidencia en casos sujetos a procesos penales.

"Con la investigación se determinará si algún miembro del Ministerio Público o personal externo es responsable", dijo en Noticieros Hoy Mismo de TSi el portavoz del MP en San Pedro Sula, Elvis Guzmán.

El portavoz institucional aseguró que equipos ya han tomado declaraciones y realizado inspecciones en el almacén de evidencias. Están a la espera del informe que revelará qué sucedió con la persona a cargo del resguardo o custodia de las armas y si hubo violencia para sustraerlas.

PUEDE LEER: Acusan a cinco miembros de las FF.AA. por asesinato y torturas

Guzmán indicó que se estima que entre 30 y 50 armas están extraviadas.

Además, Guzmán afirmó que el MP está investigando la supuesta sustracción de armas en depósitos de otras oficinas regionales para esclarecer lo sucedido.

Sustracción de evidencias del BCH

El pasado 29 de noviembre, autoridades capturaron a la exfiscal de la Fescco asignada en San Pedro Sula, Cortés (norte), Francia Medina, acusada de sustraer 63 millones de dólares de las bóvedas del Banco Central de Honduras (BCH).

El dinero estaba resguardado en el BCH y formaba parte de la evidencia en casos relacionados con delitos de lavado de activos, según indicó en su momento el Ministerio Público.

Medina enfrenta acusaciones por al menos 43 delitos, incluyendo falsificación de documentos públicos.

La exfiscal está bajo prisión en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) ubicada en la aldea de Támara, a unos 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa, la capital de Honduras.

LE PUEDE INTERESAR: Médicos cubanos ganarían unos L50 mil, según CMH; Marco Girón dice que OMS les pagará