El presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Roberto Camilleri, explicó la importancia de elegir correctamente a la próxima Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Honduras.

Los candidatos para conformar el Poder Judicial de Honduras para el próximo periodo, correspondiente del 2023 al 2030, serán elegidos por la junta nominadora. Dicha junta será nombrada por el Congreso Nacional (CN) el próximo mes de julio.

El representante de la Iglesia Católica en Honduras tomó en cuenta que la última vez que se eligió a los magistrados que dirigen este poder del Estado el país quedó dividido en dos partidos (Nacional y Libertad y Refundación).

En ese sentido consideró que este esquema no se puede repetir y por ello instó a realizar un proceso transparente en donde se elijan las personas con el perfil correspondiente.

"La última elección de la Corte Suprema de Justicia dejó un país más dividido en dos partidos políticos y no puede ser así", manifestó para Diario Matutino de Radio HRN.

Lea además: Rolando Argueta pide que elección de la nueva CSJ no se politice

De acuerdo con el monseñor Camilleri, es necesario que los miembros de la Corte sean independientes y que no estén vinculados a un partido político.

"Necesitamos ese cambio en la Corte Suprema porque sin una justicia real expedita y honesta no hay verdad posible. Por eso se necesita una Corte independiente, es decir que, no está ligada con nadie ni con un partido político", señaló.

A consideración de Camilleri, desde que se piensa en un candidato que represente a un grupo para favorecerlo se comienza a cometer un error.

Los miembros de la CSJ deben ser capaz de impartir la justicia sin mirar las personas que están en el Ejecutivo o en el Legislativo, según el monseñor. Además, deben pensar en el bien de un país y no personal.

Iglesia Católica puede orientar en el proceso

El obispo recordó que el rol de la Iglesia Católica en todo proceso que se desarrolle en el estado es orientar a las autoridades para que tomen las mejores decisiones para el bienestar del pueblo.

"Nosotros como iglesia, naturalmente, nuestra misión no es tanto de estar en los quehaceres de la política como tal. Pero sí nos toca un papel importante, que debemos estar muy atentos, manteniéndonos informados de lo que está pasando en el país", dijo.

"Nuestra misión es orientar y podemos también opinar como cualquier ciudadano e indica en donde se está fallando", añadió Camilleri.

El presidente de la Conferencia Episcopal espera que el gobierno realice un plan "para salvar el país", colocando las personas calificadas para "no repetir los mismos errores de antes".

Le podría interesar: CEH pide evitar tentación de seguir con 'más de lo mismo' en elección de CSJ y fiscal general