El problema del proyecto de ley del Presupuesto 2023 no es su tamaño, sino donde está enfocado gran parte del dinero, según el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Eduardo Facussé.

En ese sentido, se conoció que la plantilla para sostener el Gobierno Central de la República -sueldos, salarios y otros beneficios- pasó de 100 mil millones a 160 mil millones de lempiras, algo que no genera riquezas.

"Si ese dinero lo fueran a invertir en estructura productiva nosotros no tuviéramos problemas con eso. No se está llevando a la inversión", dijo.

Asimismo, detalló que la producción nacional (con la que se saldría de la pobreza) está en calamidad provocando que Honduras importe cosas básicas como energía y alimentos.

"El problema es que mucho del Presupuesto va al gasto, no tiene retorno (...) estamos tratando de aliviar lo más inmediato y no estamos pensando en cómo hacer producir el país y para generar riquezas para mañana", externó.

VEA: Congreso Nacional de Honduras pasó entre zafarranchos y falta de consensos en el 2022

Facussé señaló que si el Presupuesto -de L 392 mil millones según el proyecto- se usa en represas hidroeléctricas, sistemas de irrigación, invertir en calles secundarias y terciarias no habría problemas en que sea amplio.

"Se está utilizando solamente para generar gasto y gasto disfrazado porque le llaman inversión social. Es importante retomar la importancia de la producción nacional", manifestó.

Proyecto

El proyecto de Ley del Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la República para el Ejercicio Fiscal 2023 todavía no fue aprobado por el Congreso Nacional con el próximo año a la vuelta de la esquina.

De seguir así, la Constitución de la República en su artículo 368 y la Ley Orgánica del Presupuesto en su artículo 29 establece que continuará en vigencia el presupuesto del año anterior, que en este caso es de 360 mil millones de lempiras.

LEA: Estas demandas y 'argumentos políticos' impidieron la aprobación del Presupuesto 2023, según Hugo Noé Pino