La situación fiscal de Honduras no es nada positiva, tomando en cuenta los recursos que se pierden por la corrupción y el nuevo gobierno tendrá que trabajar para revertirlo. Sin embargo, acudir a un ajuste fiscal no es solución al problema, consideran economistas.

Se entiende por ajuste fiscal las políticas tendientes a que los ingresos suban mediante impuestos y los gastos bajen, en términos reales. Es un recorte del gasto público para reducir el déficit o aumentar el superávit; es decir, disminuir la brecha entre los ingresos y egresos y generar un excedente.

Al gasto se suma otro problema grave: la deuda exorbitante que dejó la pasada administración.

La presidenta Xiomara Castro fue clara al expresar que la corrupción de los 12 años anteriores debe ser arrancada de raíz. “Tenemos el derecho de refundarnos sobre valores soberanos, no sobre la usura y el agiotaje. La catástrofe económica que recibo no tiene parangón en la historia del país y su impacto se refleja en un 700% de la deuda", expuso en su discurso de asunción el pasado 27 de enero.

El saldo de deuda interna de pasó de L20 mil millones a L179 mil millones; mientras, el de la deuda externa de L37 mil millones subió a L157 mil millones. “Con estas cifras es evidente que el Estado no tiene capacidad para sostener la bochornosa deuda que nos están heredando. Es prácticamente imposible cumplir y la única forma es mediante un
acuerdo con privados y públicos. Es así que la débil economía y el gasto público generan una presión fiscal, explicó el expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE) del capítulo norte, Rafael Delgado.

“Hemos estado pasando por una crisis económica que afecta los ingresos y obliga a
mayor gasto. Esos dos elementos conspiran para elevar el déficit fiscal y las presiones fiscales. Eso va a estar presente en los primeros años del gobierno de Xiomara Castro", aseguró.

Lea esta información en nuestra versión PDF:

Lea: Valor de bonos soberanos hondureños bajó tras discurso de la presidenta Xiomara Castro, asegura economista | Tu Nota

El ahorro al enfrentar la corrupción

No obstante, el economista señaló que para evitar un ajuste fiscal que tenga por objetivo enderezar finanzas públicas, requiere de voluntad política, ya que hay que frenar el despilfarro y los enormes sobreprecios.

Ejemplificó que si el gobierno busca hacer un análisis puntual de los principales destinos en los que se gasta por corrupción, de allí saldrían enormes cantidades. “Honduras se ahorraría anualmente hasta L50 mil millones si enfrenta la corrupción.
Gasto público. El gasto público debe ser controlado para no seguir cayendo en el abismo. “Un ajuste fiscal recesivo (aquel que se dirige a aumentar impuestos) y en perjuicio de la economía se puede evitar, pero no se hizo por incapacidad”, sostuvo.

Por el lado de los ingresos también hay que tomar acciones. “Un gobierno con tanto respaldo como este y un gobierno que se dedique a grandes consensos alrededor de
esto, puede encarar el gran reto de bajar el gasto público”, finalizó.

Lea: Como un 'agujero fiscal' calificó a la ENEE la presidenta Xiomara Castro | Tu Nota