El sector empresarial alerta sobre los peligros que corren los negocios, especialmente del comercio formal, al absorber el 40 por ciento del subsidio a la energía que fue confirmado por el gobierno en la madrugada del sábado (05.03.2022).

Más inflación, desempleo galopante y distorsiones en el mercado son palpables para el "motor económico del país" cuando, por ejemplo, en los recibos que comenzaron a llegar el viernes anterior se presentan "aportes para energía gratis" superiores a 500 lempiras.

En representación de ese grupo, que escuchó y creyó en el apoyo prometido durante las campañas políticas, salen al paso empresarios que han advertido en los últimos años sobre los efectos nefastos que implican las políticas asistencialistas o estrategias mal implementadas para quedar bien con las personas de las zonas de baja plusvalía del país.

Para el caso, el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Eduardo Facussé, manifiesta a tunota su preocupación por el impacto que puede generar el "aporte para energía gratis" a los hogares emprendedores, específicamente el sector de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipyme).

Lea esta información y otra en nuestra versión de PDF:

"De nada servirá un subsidio en el hogar si después se cargará en la factura comercial", expresa.

Sumado a ello, quedan muchas interrogantes sobre cómo se está calculando y aplicando el subsidio. "Por ello, como Cámara hemos pedido información a la
Secretaría de Energía", agrega Facussé.

TAMBIÉN LEA: Inflación, desempleo y distorsión del mercado entre los efectos que tendrá el subsidio a la energía eléctrica, según la ANDI

Por su parte, representantes del sector comercial coinciden en que hay poca información sobre el subsidio, aprobado días atrás en Consejo de Ministros.

En la madrugada del sábado, el ministro de Energía, Erick Tejada, destacó que el gobierno de la presidenta Xiomara Castro cumplía una de sus promesas hechas en campaña. El subsidio está dirigido a 1.3 millones de abonados de la ENEE que consumen menos de 150 kWh al mes. Esta cartera especificó que el impacto será de L540 millones, de los cuales L200 millones; es decir, el 37%, serían pagados por los clientes no residenciales, en tanto el gobierno
absorberá el resto.

Traslado al consumidor

El presidente de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Fernando García, considera que el "aporte para energía gratis" implica problemas para fijar los precios de productos de exportación al consumidor final. "En los mercados que se permitan incrementos, las empresas subirían el precio de sus productos en relación a sus costos de producción", indica, al añadir que donde no se registre el aumento, lo que se hará es "reducir la producción y, por ende, utilidades", lo que representaría menos ingresos tributarios al Estado.

También coincide en que para bajar los costos, algunas empresas tendrían que recurrir a los despidos de personal. "Por eso es importante que el mercado determine, de acuerdo con las realidades, cómo se van a llevar a cabo esas situaciones. Si va a haber un subsidio, el Estado está en todo el derecho de hacerlo, pero tiene que asumir ese costo", expone.

El empresario expresa que todos los sectores deben pagar por lo que consumen, porque "regalar las cosas no es una solución a largo plazo para solventar los
problemas del país".

El subsidio en el sector Mipyme. "De nada servirá un subsidio en el hogar si después se cargará en la factura comercial", concluye, por su parte, Facussé de la CCIC.

VEA: Sector comercial pide información al Gobierno sobre subsidio energético