Las condiciones de vida para la mayoría de los hondureños son desfavorables y después de la llegada de la pandemia de covid-19, los sectores que viven en la pobreza se han planteado la emigración irregular como «la alternativa».

Casi la mitad de los nacionales consultados sobre los obstáculos que existen en el país y que les impiden «sobrevivir», sostuvieron que están dispuestos a emigrar.

Los análisis elaborados por investigadores de campo revelan que, de los 18 departamentos del país, cuatro son los que reflejan el mayor número de las personas que emigran irregularmente: Francisco Morazán, Cortés, Yoro y Olancho.

VEA: Texas establece más puntos de control de camiones tras muerte de 53 migrantes

Las cifras aproximadas establecen que diariamente se van del territorio nacional 500 personas, más de 180,000 compatriotas al año, en busca de otras perspectiva de superación.

La desigualdad social y la violencia, figuran entre las principales causas de emigración. En lo que respecta a la criminalidad, se estima que en los últimos 15 años, por lo menos 250,000 hondureños han sido desplazados de sus territorios y empujados a emprender la ruta hacia el norte.

Organismos de la sociedad civil han emplazado al gobierno a replantear las políticas públicas que estén en sintonía con la creación de oportunidades para la población marginada que se ve obligada a abandonar el país ante la falta de empleo, la creciente violencia criminal, la corrupción y otros problemas estructurales.

ADEMÁS: Garachana: Muerte de migrantes 'no conmociona a los gobiernos'

Honduras, donde el 74 por ciento de la población es pobre y el 54 por ciento vive en la indigencia, debe adoptar medidas de acceso de la población al desarrollo y acciones que contribuyan a desincentivar la emigración irregular.

El tema reviste de singular importancia con motivo de la tragedia ocurrida en San Antonio, Texas, considerada una de las peores de su tipo, y que le ha costado la vida a más de una docena de hondureños.

Un grupo de respuesta inmediata a la tragedia migratoria ocurrida en Texas, fue conformado en Washington, de acuerdo con lo informado por el gobierno.

Honduras es uno de los países del Triángulo Norte que registra la cifra más abultada de nacionales que son «expulsados», porque no encuentran posibilidades de sobrevivir en su propia tierra.

LEA: Conozca las inhumanas estrategias que 'coyotes' utilizan para trasladar a migrantes a EE.UU.

Paradójicamente, los emigrantes son quienes sostienen la economía hondureña con la generación de 7,000 millones de dólares en remesas cada año.

Más de 6,000 migrantes han sido reportados como desaparecidos o muertos en América desde 2014, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Este informe agrega que el 60 por ciento de los decesos tuvieron lugar en la frontera entre México y Estados Unidos. Mientras que unas 1,750 personas murieron ahogadas, en el río Bravo. La falta de agua, alimentos y de un sitio para quedarse costó la vida a más de 800 personas; otros emigrantes fueron víctimas de la violencia, de accidentes o murieron porque viajaban en condiciones infrahumanas.

En Honduras, el drama es más profundo. Ocho de cada diez personas viven en pobreza y lo hacen en el país con la desigualdad socio-económica más profunda.

TAMBIÉN: Conductor de tráiler donde murieron migrantes se hizo pasar como sobreviviente; así lo descubrieron