La investigación, que se inició en Uruguay y sigue en curso, hizo posible hasta ahora el arresto de tres ciudadanos italianos presuntamente involucrados en el tráfico de la droga, dos en Portugal y uno en Italia.

"La operación Iris es inédita en nuestro país por lo que abarcó y significó la cooperación internacional", dijo el director de la Policía Nacional de Uruguay, José Manuel Azambuya, en una rueda en la que autoridades de los demás países participaron por videoconferencia.

Todo comenzó el 23 de mayo con un control rutinario de la policía uruguaya en paquetes despachados en agencias de transporte locales. Fue entonces cuando uno de los canes de la Brigada Antidrogas marcó como "sospechosa" una encomienda que contenía seis tablas de surf de un peso total de 104 kilos.

Tras revisarlas, se determinó que todas tenían compartimientos ocultos con una sustancia que resultó ser cocaína.

Esta modalidad de "camuflaje" no es nueva, aunque seguramente lo sea para Uruguay, dijo Juan Rodríguez, director de Investigaciones de la Policía uruguaya.

Un total de 40.66 kilos de cocaína fue incautado en cinco de las tablas. En la sexta se decidió dejar la droga a fin de realizar una "entrega vigilada", una técnica autorizada por ley que permite monitorear la carga con droga y detener a los receptores en destino.

Así, la policía portuguesa detuvo el 7 de junio en Lisboa a quienes fueron a retirar la encomienda que había llegado el 2 de junio tras una escala en España. Los 9.3 kilos de cocaína recuperados entonces completan los 49.96 kilos confiscados.

Organización que 'sigue activa'

Con el arresto en Portugal se determinó que uno de los hombres había participado en el despacho de la encomienda en Uruguay, el 19 de mayo. Este hombre y el otro italiano arrestado en Lisboa quedaron encarcelados a la espera del juicio, que se prevé en un plazo de seis a ocho meses, según un comunicado.

El otro ciudadano italiano que despachó las tablas de surf en Uruguay fue finalmente detenido el 11 de junio en Italia, donde está preso aguardando su extradición solicitada por la justicia uruguaya, agregó el texto.

Rodríguez señaló que los dos italianos que actuaron en Uruguay, "uno de 44 años y otro de 28 años", no tenían antecedentes penales en el país ni en el extranjero.

De interés: Miles de peces muertos aparecen en costas de Texas

Agregó que ambos ingresaron a Uruguay el 11 de mayo por "la frontera seca" del Chuy, una ciudad a unos 330 km al este de Montevideo y limítrofe con Brasil, y el 20 de mayo partieron hacia Argentina, desde donde tomaron un vuelo a Etiopía.

Las autoridades no precisaron si al ingresar a territorio uruguayo traían consigo la droga que luego despacharon.

"Estamos en pleno proceso de investigación", dijo Rodríguez. "Necesitamos" -acotó- que nos aporten las autoridades extranjeras, y por ahí sigue el análisis constante de inteligencia" sobre esta organización, "que pensamos que sigue activa".

Uruguay seguirá coordinando acciones con estos cuatro países y también con otros con los que ya tiene operaciones en marcha para desarticular grupos criminales que operan a nivel internacional, "especialmente en el tema de drogas", añadió Rodríguez.

La operación Iris "realmente fue un ejemplo de cooperación internacional", dijo a la AFP el vocero de la Fiscalía uruguaya.

Uruguay, ubicado en el Cono sur sudamericano, entre Argentina y Brasil, se ha convertido en los últimos años en un país de tránsito para la cocaína que se trafica desde Colombia y Perú a Europa, según expertos.

VEA: Donald Trump se declara 'no culpable' de los 37 cargos federales; fue puesto en libertad