Un sacerdote realizó una misa dentro del mar utilizando un colchón inflable como altar, en Italia, el domingo pasado.

Asimismo, Mattia Bernasconi, el sacerdote de origen milanés, comentó que debido a la ola de calor que azotaba en la zona, decidió realizar la misa en las aguas del Mediterráneo, y es que, estaban celebrando la finalización de un campamento, en el cual, asistieron jóvenes voluntarios de la asociación antimafia Libera, que administra tierras confiscadas a la mafia. 

La arquidiócesis de Crotone, al sur de Italia, lugar donde fue realizada la misa, condenó al sacerdote, "La celebración eucarística tiene un lenguaje particular, está hecho con gestos y símbolos que es justo respetar y valorar, no hay que renunciar a ellos con tanta superficialidad", redactó en una nota de prensa publicada en su página web. 

De igual forma, el acontecimiento polémico, fue captado por muchas cámaras y transmitido por varios medios. En las imágenes se puede observar al sacerdote, sin camisa, y frente a su supuesto altar inflable y a un grupo de personas en traje de baño. 

Personas escuchando la misa del sacerdote. Foto: Impacto Venezuela.

Además, este miércoles, Bernasconi envió una carta al arquidiócesis, en la cual, explica que no quiso popularizar la eucaristía o manipularla para dar entender otros mensajes, "Fue simplemente una misa con la que se concluía una semana de trabajo con los jóvenes que participaron en el campamento", aclaró.

Y agregó, "Los símbolos son fuertes, es cierto, y son elocuentes . Hubo una cierta ingenuidad de mi parte en no darles el justo peso. Pido humildes disculpas desde el fondo de mi corazón por la confusión causada por las imágenes divulgadas en los medios", concluyó el sacerdote.

Por otra parte, un diputado de Italia, manifestó su solidaridad con el cura y lo felicitó por "llevar los valores cristianos hasta las playas”.

Cabe destacar, que la fiscalía de Crotone, inició una investigación por "ofensa a una confesión religiosa". 

Con información de AFP.