El asalto con cuchillo ocurrido ayer en las inmediaciones de un instituto en la localidad de Souffelweyersheim, cerca de Estrasburgo, Francia, dejó otra víctima tras confirmarse la muerte de una niña de 12 años que falleció de un infarto en el confinamiento escolar que se produjo durante el ataque.

El agresor, aunque no logró entrar en el recinto escolar, apuñaló en el exterior a dos menores que sufrieron "heridas físicas leves" y que fueron dadas de alta del hospital durante la tarde de ayer, informó este viernes la Fiscalía de Estrasburgo.

Una de ellas tenía 11 años y fue atacada a punta de navaja delante del colegio mientras que la otra, de 6 años, lo fue en una plaza cercana, detallaron las autoridades.

Tras tener constancia de los hechos, el director de la escuela emitió una alerta para proceder al cierre, que simultáneamente realizó también un instituto de enseñanza media situado en las inmediaciones.

VEA: Condenan a 18 años de cárcel al 'violador de Tinder' en Francia

"Los profesores lo hicieron de forma extremadamente precisa y rigurosa, y desgraciadamente esta escolar sufrió un episodio muy estresante que le provocó una parada cardiaca", explicó el jefe de estudios del instituto, Olivier Faron.

A la menor se le prestaron primeros auxilios 'in situ' antes de que intervinieran los servicios de emergencia, que la trasladaron "en estado grave" al hospital, donde falleció a última hora de la tarde del jueves, según las autoridades locales.

Consternación

El alcalde de la ciudad, Pierre Perrin, se declaró "muy afectado" y avisó a su homólogo de Reichstett -localidad natal de esta estudiante-, Georges Schuler, quien manifestó: "estamos consternados y sin palabras".

A raíz del incidente, este centro ha visto su seguridad reforzada con más presencia policial, como confirmó el jefe de gabinete del prefecto del Bajo Rin, Jean-Baptiste Peyrat, y la dirección ha instaurado una unidad de urgencia médico-psicológica para los afectados.

La escuela también estará abierta el lunes, primer día de las vacaciones escolares, para ofrecer un servicio de acogida y asesoramiento a las familias que lo soliciten.

El asaltante, a quien fuentes de la investigación identifican como un hombre de 30 años con problemas psiquiátricos, fue detenido tras el ataque.

La Gendarmería francesa declaró que el detenido no tenía antecedentes y la Fiscalía de Estrasburgo informó de que sus motivos "siguen siendo desconocidos" y que "no hay nada que vincule estos ataques a un acto terrorista". 

ADEMÁS: Rescatan a otra niña de las secuestradas por yihadistas hace diez años en Nigeria