×
Suscríbete a TuNota

img

El juego del poder

Como si se tratase de los argumentos técnicos casi perfectos en el fútbol, o de la mejor idea táctica y total concentración en el ajedrez, el término “juego del poder”, con el que titulamos esta columna, se refiere a la frecuente interacción de estrategias de distracción social cuidadosamente diseñadas


En medio de un entorno político viciado, deteriorado y con escasez de liderazgos como el que Honduras viene experimentando hace ya más de tres décadas, ha sido desafortunadamente normal acostumbrarnos a un sistema democrático débil, en decadencia, reflejado en la falta de representatividad ciudadana y con una marcada obsesión por ejercer control y poder mediante la manipulación de masas, con políticas mediáticas de corte populista que en poco o nada abonan al desarrollo social y económico de la nación y sus habitantes.

Temas relacionados

Como si se tratase de los argumentos técnicos casi perfectos en el fútbol, o de la mejor idea táctica y total concentración en el ajedrez, el término “juego del poder”, con el que titulamos esta columna, se refiere de manera específica, a la frecuente interacción de estrategias de distracción social cuidadosamente diseñadas y por medio de las cuales, la clase política ejerce control y hace prevalecer su sistema de intereses sobre los de los diferentes sectores sociales.

El juego del poder se presenta a diario en las diferentes esferas políticas, en las maniobras estratégicas diseñadas desde el ejecutivo y respaldadas por el Congreso Nacional para mover las leyes a su antojo y conveniencia, como recién aconteció con la secretividad en los contratos suscritos con farmacéuticas para la compra de vacunas, o en la utilización de los recursos financieros del estado para ganar voluntades y contratar o poner a su favor a contrarios y partidarios valiéndose de hábiles maniobras legales e ilegales con el fin de consolidarse.

VEA: Reivindicar la política

También se ejerce control sobre los demás mediante la intimidación, la mentira sobre las reales intenciones políticas o modificando sutilmente las percepciones ciudadanas con relación a los verdaderos problemas del país, es inconcebible, por ejemplo, que en medio de una larga y pesada crisis sanitaria, sumada a la inseguridad social, violencia y pobreza, se siga hablando de política como tema prioritario.

No es extraño entonces, encontrarse con que el juego cambia de acuerdo a las circunstancias y los tiempos, las estrategias que en un momento se desecharon por considerarlas inapropiadas, años después se convierten en la base del régimen vigente, los jugadores también se acomodan a los sistemas estratégicos, dinero llama dinero y poder llama poder.

Fuera del campo de juego, mientras tanto, la gente que acompaña a esta clase política en deterioro, espectadores silenciosos muchos, conocen en gran medida las tácticas erróneas, las intenciones oscuras, los participantes, sus acuerdos y desacuerdos, pero terminarán por acomodarse a cambio de favores o simples conveniencias aún conociendo que la inexistencia de políticas públicas concretas afecta a una mayoría social que urge y clama por verdaderos cambios

El sistema político hondureño contempla una serie de reglas que se aplican a este juego del poder y que exige que ciertos cargos públicos, entre ellos el de Presidente de la República, alcaldes y diputados, deben ser electos según la preferencia de los votantes en procesos electorales abiertos, participativos, pacíficos y transparentes, pretender pasar por alto este derecho ciudadano mediante prácticas irregulares y recurriendo al miedo o la violencia electoral, es apelar a estrategias deshonestas e ilegales para ganar una partida.

Aldo Romero / Periodista y Catedrático Universitario @aldoro/aldoromerohn@gmail.com 

ADEMÁS: Energía, inteligencia y honradez; los pueblos deben exigir a sus gobernantes


LO MÁS LEÍDO EN COLUMNAS
MÁS DE Aldo Romero
5 Nov. 2021

La politización de la justicia

En lugar de la politización de la justicia, lo adecuado sería, judicializar la política. La judicialización de la política abriría el camino de la transparencia y permitiría detectar los abusos de gran escala

27 Oct. 2021

Crecimiento económico frente a la crisis educativa y el deterioro social

"De nada sirve presumir como logro de gobierno un crecimiento económico que no se traduce en beneficio social, el desarrollo debe ser concebido como la capacidad que tienen los ciudadanos de satisfacer por cuenta propia sus principales necesidades", Aldo Romero

12 Sep. 2022

Volver al pasado por la Honduras que nos robaron

Sin historia no hay conocimiento, sin conocimiento se pierde la razón. Sin una razón tampoco hay civismo y si no hay civismo se pierde el verdadero sentido de ciudadanía

Recibe las mejores historias directamente a tu correo
!Suscríbete YA!