La novena a la Inmaculada Concepción se hace con gozo para pedir la intercesión de la Virgen María, que es la Madre de Dios y la Inmaculada Concepción. Los fieles rezan la novena para pedir por su protección, su ayuda y su guía.

La novena consiste en rezar una oración preparatoria, una reflexión sobre el misterio de la Inmaculada Concepción y los gozos de la Virgen María. Los gozos son un canto de alabanza a la Virgen María, que se recitan al final de cada día.

Lea: Historia de la Inmaculada Concepción resumen ¿Cuándo se conmemora su Día?

Asimismo, este momento es una oportunidad para reflexionar sobre el misterio de la Inmaculada Concepción y para pedir la intercesión de la Virgen María. Es una práctica de fe que ayuda a los fieles a fortalecer su relación con Dios y con la Virgen María.

Los principales objetivos de la novena a la Inmaculada Concepción son:

  • Honrar a la Virgen María y su misterio de la Inmaculada Concepción.
  • Pedir la intercesión de la Virgen María para obtener su protección, su ayuda y su guía.
  • Reforzar la fe y la devoción a la Virgen María.

Mencionar que la novena a la Inmaculada Concepción es una práctica de fe que puede ser realizada por personas de todas las edades y condiciones. Es una oportunidad para acercarse a la Virgen María y pedir su ayuda.

La novena son nueve días y van en este orden de oración:

Día 1 (30 de noviembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día: Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María del pecado, original en su Inmaculada Concepción, y a nosotros nos hiciste el gran beneficio de libramos de él por medio de tu santo bautismo, así te rogamos humildemente nos concedas la gracia de portarnos siempre como buenos cristianos, regenerados en ti, Padre nuestro Santísimo.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 2 (1 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María de todo pecado mortal en toda su vida y a nosotros nos das gracia para evitarlo y el sacramento de la confesión para remediarlo, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la gracia de no cometer nunca pecado mortal, y si incurrimos en tan terrible desgracia, la de salir de él cuanto antes por medio de una buena confesión.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 3 (2 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María de todo pecado venial en toda su vida, y a nosotros nos pides que purifiquemos más y más nuestras almas para ser dignos de ti, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la gracia de evitar los pecados veniales y la de procurar y obtener cada día más pureza y delicadeza de conciencia.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 4 (3 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como libraste a María de la inclinación al pecado y le diste dominio perfecto sobre todas sus pasiones, así te rogamos humildemente, por intercesión de María Inmaculada, nos concedas la gracia de ir domando nuestras pasiones y destruyendo nuestras malas inclinaciones, para que te podamos servir, con verdadera libertad de espíritu, sin imperfección ninguna.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 5 (4 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como, desde el primer instante de su Concepción, diste a María más gracia que a todos los santos y ángeles del cielo, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos inspires un aprecio singular de la divina gracia que tú nos adquiriste con tu sangre, y nos concedas el aumentarla más y más con nuestras buenas obras y con la recepción de tus Santos Sacramentos, especialmente el de la Comunión.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 6 (5 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como, desde el primer momento, infundiste en María, con toda plenitud, las virtudes sobrenaturales y los dones del Espíritu Santo, así te suplicamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas a nosotros la abundancia de estos mismos dones y virtudes, para que podamos vencer todas las tentaciones y hagamos muchos actos de virtud dignos de nuestra profesión de cristianos.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 7 (6 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2.Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como diste a María, entre las demás virtudes, una pureza y castidad eximía, por la cual es llamada Virgen de las vírgenes, así te suplicamos, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la dificilísima virtud de la castidad, que tantos han conservado mediante la devoción de la Virgen y tu protección.

3. Meditar y rezar la oración final.

8 de diciembre: fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María
Inmaculada Concepción.

Día 8 (7 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2. Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como diste a María la gracia de una ardentísima caridad y amor de Dios sobre todas las cosas, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas un amor sincero de ti, ¡oh Dios Señor nuestro!, nuestro verdadero bien, nuestro bienhechor, nuestro padre, y que antes queramos perder todas las cosas que ofenderte con un solo pecado.

3. Meditar y rezar la oración final.

Día 9 (8 de diciembre)

1. Comenzar con el ofrecimiento y la oración preparatoria.

2.Oración de este día. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como has concedido a María la gracia de ir al cielo y de ser en él colocada en el primer lugar después de Ti, te suplicamos humildemente, por intercesión de María Inmaculada, nos concedas una buena muerte, que recibamos bien los últimos Sacramentos, que expiremos sin mancha ninguna de pecado en la conciencia y vayamos al cielo, para siempre gozar, en tu compañía y la de nuestra Madre, con todos los que se han salvado por ella.

3. Meditar y rezar la oración final.

Además: Qué se celebra el 8 de diciembre, significado y festejo de la virgen Inmaculada Concepción